Home Tema Central 519 años del descubrimiento de América
0

519 años del descubrimiento de América

0
0
519 años del Descubrimiento de America
519 años del Descubrimiento de America

El continente americano fue descubierto por Cristóbal Colón el 12 de octubre de 1492, cumpliéndose la próxima semana 519 años de un hecho que cambió al mundo.

La expresión Descubrimiento de América se usa habitualmente para referirse a la llegada a América de un grupo expedicionario español que, representando a los Reyes Católicos, partió desde el Puerto de Palos de la Frontera, comandado por Cristóbal Colón y llegó el viernes 12 de octubre de 1492 a la isla llamada Guanahani.

 

Los viajes de los portugueses a India siguiendo la costa Africana significaron un estímulo para otros navegantes europeos que creían que era posible llegar a las regiones del Asia oriental navegando hacia el oeste. Cristóbal Colón fue partidario de esta hipótesis.

Apoyado por la monarquía española, organizó un viaje de exploración que lo condujo a la costa americana en 1492. Cristóbal Colón creía que había llegado al continente asiático, denominado por los europeos Indias y murió sin saber que había llegado a un continente desconocido por los europeos.

Cristóbal Colón, rechazado en Génova, en Portugal y en Inglaterra, se dirigió a los soberanos de España, Isabel y Fernando que, muy ocupados con el sitio de la ciudad de Granada, tardaron en escucharle. Un solo hombre, Fray Juan Pérez, comprendió el genio de Colón y supo hacerle comprender a la reina. Conquistada Granada, Isabel llamó al genovés, financió su empresa y el 3 de agosto de 1492 salieron del puerto de Palos tres pequeñas naves: la nao Santa María, gobernada por Colón y las carabelas la Pinta y la Niña por los hermanos Martín Alonso y Vicente Yáñez Pinzón.

Llegaron a las Islas Canarias y desde allí se lanzaron a lo desconocido. En repetidas ocasiones vieron islas flotantes de verduras y pájaros que les hicieron creer en la proximidad de alguna tierra pero estas esperanzas se desvanecían y, mientras así se alejaban del mundo conocido penetrando más y más en la inmensidad, la inquietud y el temor se apoderaron de los ánimos. Por fin la tripulación se sublevó, quiso volverse a España, y Colón tuvo que emplear toda su maña y energía para disuadir a sus hombres de aquel intento. Pero en la noche del 11 de octubre un marino de la Pinta, que iba primera, grita: ¡Tierra! En la mañana del 12 de octubre desembarcaron en ella. Colón la bautizó con el nombre de San Salvador (los nativos la llamaban Guanahani). Formaba parte de las Islas Bahamas y es hoy denominada Isla de Watling, al norte de Cuba.

En su primer viaje (1492-1493) Colón solo descubrió islas: las Bahamas, Cuba y la Española (hoy Santo Domingo). En el segundo (1493-1496) arribó a varias de las pequeñas Antillas; en el tercero (1498-1500) vio las bocas del río Orinoco (Venezuela) y llegó al continente sin saberlo; por último, en el cuarto (1502-1504) reconoció las costas de Colombia que dan al mar Caribe.

El genio de Colón tuvo envidiosos. Al regreso de su primer viaje todo fueron favores; pero a la vuelta del segundo se enfrió el entusiasmo. Contaban con que traería un cargamento de oro y trajo muy poco. Al tercero comenzaron las persecuciones; cargado de cadenas y acusado de traidor, Colón volvió a Europa. La reina Isabel se apresuró a borrar la afrenta; sin embargo, Colón no pudo marchar de nuevo hasta pasados cuatro años, y cuando llegó al frente de la Española le prohibieron que desembarcara.

Durante largo tiempo se vio privado de todo socorro en la costa de Jamaica, donde había zozobrado y anduvo errante por el mar de las Antillas. En España, el rey Fernando lo recibió con frialdad; su protectora, Isabel, agonizaba. Abatido por los pesares, Colón no sobrevivió a la reina más de dos años (1506). Ni siquiera tuvo la satisfacción de que las nuevas tierras llevaran su nombre. La posteridad dio a América el nombre del navegante florentino Américo Vespucio, que en 1499 arribó al continente.

Una vez hallado el camino, los descubrimientos se sucedieron con rapidez. En 1513 Vasco Núñez de Balboa atraviesa el istmo de Panamá y entra el primero en el océano Pacífico. En 1518 Juan de Grijalva descubre México y muy pronto Hernán Cortés emprende su conquista. El descubrimiento del Pacífico por Balboa y la primera circunnavegación de la Tierra realizada por Hernando de Magallanes y Juan Sebastián Elcano entre 1519 y 1522, demostraron en forma definitiva la esfericidad de esta y la existencia de un nuevo continente.

¿Celebrar o conmemorar?

El 12 de octubre de 1492 no sólo se conoce por su carácter de “descubrimiento”. También se habla del “encuentro de dos culturas”, de la “iniciación de una nueva etapa histórica” o del “fin de algunas culturas”. Todo lo anterior, dependiendo de la perspectiva desde la cual se mire.

El descubrimiento se asocia con el momento más restringido que los antropólogos llaman contacto. Es decir, los instantes iniciales, de adquisición de nuevos conocimientos geográficos o culturales y del principio de una nueva situación.

El encuentro, en cambio, va más allá. No tiene límites cronológicos. Hay encuentro entre Colón y el pueblo Taíno de las Antillas, y también en Cajamarca entre Atahualpa y Pizarro y cada vez que una sociedad colonial o republicana se relaciona con otra indígena. En ese momento, cada una de ellas reelabora su visión y concepción acerca del otro.

Conmemorar o celebrar tiene, en este sentido, connotaciones distintas. De cualquier manera, la idea es tratar de entender el 12 de Octubre como un hecho que marcó la historia del mundo. Pero un hecho inserto en el largo proceso de exploración del Océano Atlántico, que durante todo el siglo XV realizaron los navegantes portugueses y castellanos.

América entró así al mundo conocido, sufriendo el más brusco de los cambios: el repentino fin de la era del aislamiento. A partir de 1492, quedó de lleno y en forma definitiva, inmersa para bien y para mal en los destinos de todo el orbe.

El 12 de Octubre debería de ser un día de recuerdo para un hecho histórico sin precedentes en la historia de la humanidad, pero también una conmemoración solemne por la pérdida de la vida de miles de indígenas que quisieron defender su territorio y sus costumbres ancestrales, ante la indiferencia de los conquistadores que solo tenían en sus retinas el refulgir dorado del oro que les cegó los ojos y les endureció el corazón, masacrando sin piedad todo lo que se cruzaba en su camino en busca de un tesoro que, estando ante sus ojos, nunca pudieron encontrar…porque para ellos el tesoro era material y no se deban cuenta que en realidad el gran tesoro era la nueva cultura que acababan de descubrir…

 

 

 

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *