Home Editoriales A lo mejor tengo suerte
0

A lo mejor tengo suerte

0
0
Tab Machado

El ser humano suele referirse a la suerte ante cualquier circunstancia favorable o desfavorable de su vida, como si la casualidad o la fortuna fueran más importantes que la causalidad. Si es real que la suerte existe y que determina el futuro de las personas, sería muy bueno ayudarla un poco para que, de verdad, no sea una oportunidad desaprovechada el día que se presente. Esto quiere decir que no debemos esperar a que el azar se presente ante  nosotros y la Diosa Fortuna resuelva nuestros problemas, sino que debemos generar las oportunidades necesarias para que el producto de las causalidades sean las que fabriquen “el golpe de suerte”.

Cuenta una aleccionante historia que cierto día  un estudiante fue a rendir examen y, al enfrentarse al trío de

catedráticos, el que presidia la Mesa le pregunta si es capaz de desarrollar el tema quince. El estudiante le responde: “Perdone Usted, pero no he podido preparar ese tema, no me ha dado tiempo”.

El Catedrático mirándolo comprensivamente le dice: “Dígame, entonces, el Tema 45”. “Lo siento, pero la verdad es que no me ha dado tiempo a llegar a ese tema tampoco”, dijo el Estudiante.  El Profesor siguió insistiendo y preguntó al Estudiante por algunos temas más, pero las respuestas siempre eran similares: “Ese tema no lo sé por…”

Así que el Catedrático, entre benévolo y bonachón por ser el primer estudiante que rendía examen ese día, lo anima diciéndole: “Bueno, vamos a ver, dígame el tema que mejor sepa…” El estudiante, ante semejante propuesta, queda sin habla… es la oportunidad de aprobar el examen y salir adelante en su carrera, sin embargo aún así permanece en silencio.

Ante el mutismo obstinado del alumno, el Catedrático sorprendido  le pregunta: “Pero, hombre de Dios, ¿se puede saber a qué ha venido Ud. a los exámenes?” Y el Estudiante le responde: “¡Pues a ver si había suerte!”

Seguramente el estudiante al retirarse de su examen debe de haber dicho: “que mala suerte que tengo, justo hoy no había estudiado ningún tema”… Como vemos, la suerte suele ser esquiva si uno no está preparado para usufructuarla, por eso es importante ayudarla gestando convenientemente las condiciones favorables para cuando se presente.  Decía Voltaire que “Suerte es lo que sucede cuando la preparación y la oportunidad se encuentran y fusionan”.

Recuerda siempre que uno es arquitecto de su propio destino y si no dispone de buenos fundamentos, la edificación en la que yace su vida es tan endeble que jamás podrá esperar condiciones favorables ni golpes de suerte que lo lleven a alcanzar los sueños que acuna.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *