Home Editoriales Afronta el reto de ir más allá…
0

Afronta el reto de ir más allá…

0
0
Tab Machado
Tab Machado

La gente ha dejado de soñar, prefiere no hacerlo porque se ha convencido de que los sueños son algo irrealizable, deseos quiméricos y lejanos que revolotean en el inconsciente pero que nunca se convierten en realidad. Sin embargo, en un sutil juego de contradicciones, la historia de las personas exitosas nos demuestra a diario que sus grandes logros se afincan, basan y consolidan precisamente en sus ideales…

¿Cómo puede ser que para algunas personas funcione el idealizar su futuro, el soñar con logros increíbles y para otros no? La respuesta es muy sencilla y hasta obvia… mientras algunos tan solo sueñan y allí se quedan, otros le agregan a sus deseos el combustible indispensable para materializar sus ilusiones y convertirlos en realidad: perseverancia, fe, tenacidad, entrega, entereza y una grandísima capacidad para seguir adelante a pesar de algunos fracasos transitorios…

No descubro nada nuevo si digo la popular frase de que el éxito se logra con un uno por ciento de inspiración y un noventa y nueve por ciento de perseverancia y fe, pero a veces la verdad es tan clara y simple que la descartamos de nuestra mente por ser demasiado sencilla.

A los seres humanos nos gusta tener sueños, pero muy pocos son los que, con fe y persistencia, van detrás de ellos en forma tesonera y valiente. Nos da pereza el solo hecho de saber que, para conseguir lo que buscamos, hay que luchar hasta el desmayo, tener perseverancia, confianza en uno mismo, compromiso, valor y, por supuesto, una fe inquebrantable…

Una historia verdadera nos cuenta que Tom Krause, profesor de escuela, tenía entre sus alumnos a una joven de 17 años llamada Tina, quien siempre lucía una enorme sonrisa en su rostro. Tal vez esto sea común a esa edad, pero Tina padecía de parálisis cerebral, un mal que dejó sus músculos rígidos y, en gran parte, incontrolables. Como tenía dificultades para hablar, era su sonrisa la que reflejaba su enorme personalidad.

Casi todo el tiempo usaba andaderas para recorrer los corredores de la escuela. Muchas veces la gente la esquivaba… ¿Por qué? Quién sabe, tal vez se veía diferente y los compañeros no sabían cómo abordarla. Tina igual solía romper el hielo con los demás con un gran “hola”…

En cierta ocasión se había mandado como tarea memorizar tres estrofas del poema “No desistas”. Krause solo dio 10 puntos a la misma, presumiendo que pocos lograrían recordarlo… Tina se mostraba diferente ese día y no tenía la sonrisa acostumbrada, su aspecto era de preocupación y el profesor se dijo a sí mismo: “No te preocupes Tina… son solo 10 puntos”…

Como preveía Krause, la mayoría de los alumnos le dijeron: “lo siento profesor… de todas maneras solo valía 10 puntos ¿no?”… El profesor, bromeando, dijo que el siguiente alumno que no recitara el poema a la perfección tendría que tirarse al suelo y repetir 10 veces la rutina abdominal denominada lagartija… Tina fue la siguiente… y caminó con su andadera hacia el frente de la clase. Esforzándose por formar las palabras comenzó a recitar el poema. Cuando iba a terminar la primera estrofa cometió un error y, antes de que el profesor pudiera emitir alguna palabra, Tina se tiró al suelo y comenzó a hacer las 10 lagartijas de castigo. Krause estaba desesperado y le decía: “Tina, solo estaba bromeando”…

Ella terminó y se arrastró hacia su andadera, se levantó y prosiguió con el poema, terminándolo sin problemas, como no lo hizo ningún otro estudiante. Fue allí que un compañero le dijo: “Tina, ¿por qué lo hiciste?, el ejercicio solo vale 10 puntos”… Tina, con gran naturalidad respondió: “Porque quiero ser igual que ustedes, normal”… Otro compañero entonces le dijo: “Nosotros no somos normales, somos adolescentes, nos equivocamos todo el tiempo”… Y Tina simplemente respondió “lo sé” y sonrió ampliamente…

Ese día Tina ganó mucho más que 10 puntos, también obtuvo el respeto y el amor de todos sus compañeros… El gran secreto fue no dejarse vencer y luchar hasta el final por alcanzar su sueño de ser igual a los demás…

Afronta el reto de ir más allá de los que has ido jamás… persigue tus sueños con tal persistencia  y fe, hasta que estos cedan ante ti y logres el éxito que tanto has buscado….

tags:

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *