Home Editoriales Al borde del abismo
0

Al borde del abismo

0
0
Tab Machado
Tab Machado

Conocerse en profundidad uno mismo es fundamental para poder vivir una vida sin miedos, ni resquemores. La cuestión es muy sencilla, cuanto más te conoces, cuanto más aprendes sobre tus virtudes y tus defectos, más fuerte eres porque puedes elevar tus capacidades al máximo y corregir o al menos disimular tus debilidades para avanzar hacia el éxito.

En cambio, si no te preocupas por saber de ti, si dejas todo al azar, si no cultivas tus fortalezas y dejas que crezcan tus debilidades, cada paso será traumático porque la inseguridad no te permitirá resolver las diferentes situaciones que se te presentan, permitiendo entonces que una sensación de derrota perenne sea tu fiel compañera de camino. Y, luego de conocerte en profundidad, el segundo paso es conocer muy bien a quienes te rodean o con quien interactúas, para no llevarte sorpresas poco gratas y saber con quién cuentas realmente a la hora de enfrentar las diferentes vicisitudes y emergencias que puedan amenazar tu tranquilidad y equilibrio.

Cuenta una historia que un campesino chino fue a la ciudad para vender su cosecha de arroz y su mujer le pidió que no se olvidase de traerle un peine. Después de vender el arroz en la subasta pública el campesino se reunió con unos compañeros y bebieron y celebraron largamente su buena fortuna.

Más tarde, un poco confuso al momento de regresar, se acordó de que su mujer le había pedido algo, pero ¿qué era? No lo podía recordar. Entonces compró en una tienda para mujeres lo primero que le llamó la atención: un espejo. Seguramente a su mujer le gustaría porque nunca había tenido uno de esos artículos y con él regresó al pueblo. Al llegar entregó el regalo a su mujer y se marchó a trabajar nuevamente al campo.

La mujer miró prestamente el espejo con curiosidad y, repentinamente, comenzó a llorar con gran desconsuelo. La madre le preguntó la razón de aquellas lágrimas y la mujer le dio el espejo y le dijo: “¡Mira! Mi marido ha traído a otra mujer, joven y hermosa”. La madre cogió el espejo, lo miró y le dijo: “No tienes en realidad de qué preocuparte hija mía ¡esa mujer es vieja y fea!”

Como dije al inicio: si no te conoces en profundidad no sabes discernir cuales son tus virtudes y cuáles son tus defectos… Dice Sun Tzu en el libro ‘El arte de la Guerra’: “Si conoces a los demás y te conoces a ti mismo, ni en cien batallas correrás peligro. Si no conoces a los demás, pero te conoces a ti mismo, perderás una batalla y ganarás otra. Si no conoces a los demás ni te conoces a ti mismo, correrás peligro en cada batalla”. Por eso conoce en profundidad tu mundo interior para confiar en ti mismo y también conoce tu entorno, para saber de qué mano asirte fuertemente si resbalas al borde de un profundo abismo que amenaza con tragarte por completo. Recuerda que la vida no perdona errores de este tipo y la desidia puedes llegarla a pagar con mucho dolor. De ti depende…

LEAVE YOUR COMMENT

Your email address will not be published. Required fields are marked *