Home Editoriales Algo para reflexionar esta semana…
0

Algo para reflexionar esta semana…

0
0
Jacqueline Camacho-Ruiz
Jacqueline Camacho-Ruiz

En nuestra vida, conocemos de todo tipo de personas, buenas y lamentablemente malas también.  Hay personas que se enfocan en ayudar a los demás y hay otras que simplemente se conforman con satisfacer sus propias necesidades y gustos- así volviéndose conformistas y egoístas.

Me complace conocer a tantas personas que verdaderamente hacen la diferencia y en ellas me enfoco porque es la única manera de ser mejor cada día.  Conozcan a una de ellas: Robert Renteria.

Robert Renteria tiene un deseo ferviente de ayudar al prójimo…éste deseo fue infundado en el a base de arduo trabajo, de pruebas y dificultades en su propia vida.  Desde muy pequeño Robert no tenía la familia ideal, un padre abusivo y alcohólico.  Vivía en un barrio al sur de Los Ángeles muy pobre.  Su madre trabajaba para brindarles las cosas necesarias para subsistir. La escasez era prominente y el círculo vicioso parecía interminable.

Su padre los abandonó dejando a su madre, a su hermana y a él a la deriva.  Robert sufrió un terrible accidente que casi le cuesta la vida dejándolo en coma varias semanas y casi paralítico.  A pesar del diagnóstico pesimista de los doctores, Robert se recuperó milagrosamente como si fuese una señal de la fuerza que sería su motivación para seguir adelante.  Su caso de recuperación milagrosa es uno en un millón.

La soledad, pobreza y desesperación…lo acarreó a caminos no muy buenos envolviéndose con amistades indeseables por la sociedad.  Robert, tuvo la desfortuna de encontrar a su padre después de varios años, pero desafortunadamente ya había fallecido como resultado de una sobredosis de droga.  El destino le jugaba otra mala pasada…

¿Cómo es que un joven en ese ambiente nocivo encuentra la fuerza para seguir adelante en medio de este círculo vicioso? La feesta es la respuesta

La fe fue algo que Robert nunca perdió a pesar de estar en el epicentro de la negativad y desesperanza.  Robert en el fondo de su corazón sabía que había algo mejor para él y para su familia y que el algún día lograría salir de allí.

A tan slo 22 años de edad, Robert tomó la mejor decisión de su vida en ese entonces, esta fue matricularse en el ejército.

Ahí aprendió la disciplina y tomó las fuerzas para salir adelante, ya que años después se convirtió en el vendedor más exitoso de una compañía nacional.  Su carrera, aunque tampoco fácil, estaba llena de éxito y de todas las cosas que él siempre soñó para él y para su familia.

Robert, con el afán de compartir su historia, escribió su primer libro “From the Barrio to the Boardroom” o en español “Desde el barrio al éxito” y también “Mi Barrio,” un libro de historietas (para más información, visita: www.fromthebarriofoundation.com).

Él no se ha conformado con el libro, sino que recientemente también creó una fundación que ayuda a erradicar la negatividad en nuestras comunidades, especialmente en nuestros jóvenes, ya que ellos son nuestro futuro.

¿De qué tipo de persona eres? ¿De la que se conforma con lograr sus propio éxito sin dejar ninguna huella, o de la que se empeña en hacer la diferencia en la vida de otros?

Alguna vez leí que el éxito de una persona es en proporción directa a cuantas personas ayudas a lograr éxito.   Algo para reflexionar esta semana…

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *