Home Editoriales Anímate a romper el círculo…
0

Anímate a romper el círculo…

0
0
Tab Machado
Tab Machado

La intensidad y los nervios que impone la vida moderna, mas la imperiosa necesidad de ser exitosos, tener dinero, poder  y demostrarle al mundo que no somos uno más del montón, sino que somos singulares, únicos e insuperables, hace que el ser humano avasalle a los demás sin pensarlo siquiera… El grito, el ademán autoritario o el menosprecio a quien no cumplió con nuestras expectativas y/o a nuestros requerimientos, se ha

vuelto una peligrosa rutina que amenaza, sin darnos cuenta, nuestra propia vida, nuestros afectos, nuestro círculo de influencia y a la sociedad en su conjunto… Es que, lenta e inexorablemente, nos hemos ido contagiando con una enfermedad que tiene características de pandemia por el alto contagio que genera: el círculo de violencia.

Esta es una enfermedad en la que el paciente lo primero que hace es negarla, porque nadie quiere admitir que la padece, pero sus síntomas son claros e inequívocos y sería bueno auscultarnos internamente para ver si no la padecemos. Tenga cuidado si reconoce en sí mismo alguna de estas señales: gritos reiterados, frustración, gestos grandilocuentes, angustia injustificada, opresión, avasallamiento y/o juzgamiento continúo a los demás, porque podría haberse contagiado y estarla traspasando a todos cuanto conoce…

Si Usted posee alguno de estos síntomas seguro se identificará con alguna parte de esta historia (esperemos que no): un importante señor, gritó al director de su empresa, porque estaba enojado en ese momento. El director, llegó a su casa y gritó a su esposa, acusándola de que estaba gastando demasiado, porque había un abundante almuerzo en la mesa. Su esposa gritó a la empleada que rompió un plato. La empleada dio un puntapié al perro porque la hizo tropezar. El perro salió corriendo, y mordió a una señora que pasaba por la vereda, porque estaba obstaculizando su salida por la puerta. Esa señora fue a la farmacia para que le curaran la herida y gritó al farmacéutico, porque le dolió la vacuna contra la rabia al ser aplicada. El farmacéutico, llegó a su casa y gritó a su madre, porque la comida no era de su agrado…

Su madre, tolerante y un manantial de amor y perdón, acarició sus cabellos diciéndole: “Hijo querido, prometo que mañana haré tu comida favorita. Tú trabajas mucho, estás cansado y precisas una buena noche de sueño. Voy a cambiar las sábanas de tu cama por otras bien limpias y perfumadas para que puedas descansar en paz. Mañana te sentirás mejor. Te quiero mucho”. La buena mujer bendijo a su hijo y abandonó la habitación, dejándolo solo con sus pensamientos… Fue justo en ese momento, en el que se interrumpió el Círculo de Violencia, que se desvaneció ante la Tolerancia, el Perdón, el Amor y la Comprensión…

Decía Mahatma Gandhi que “lo que se obtiene con violencia solamente se puede mantener con violencia”… No permitas que este mal se extienda hasta el límite que se vuelva irreversible… anímate a romper el círculo de violencia con una gran dosis de amor, tolerancia, perdón y comprensión… Lamentablemente aun no hay en la farmacia un remedio que reúna tal característica, así que deberás comenzar de inmediato a practicar estos cuatro dones para que se hagan costumbre en ti, ya que son también altamente contagiosos y pueden contribuir grandemente con todos los que te rodean…

tags:

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *