Home Deportes Ante la muerte de Mohamed Ali… El adiós a un grande que ya era leyenda en vida
Ante la muerte de Mohamed Ali…  El adiós a un grande que ya era leyenda en vida
0

Ante la muerte de Mohamed Ali… El adiós a un grande que ya era leyenda en vida

0
0

Mohamed Ali, leyenda del boxeo y del deporte mundial, falleció la semana pasada en Phoenix, donde estaba internado por problemas respiratorios. Tenía 74 años.

Hana Ali, una de las hijas de Mohamed Ali, afirmó esta semana que su padre fue un luchador hasta el final y que, aunque en el momento de la muerte todos sus órganos fallaron, su corazón “no dejaba de latir” manteniéndose con ritmo durante 30 minutos. “Nunca nadie ha visto algo así. Un verdadero testimonio de espíritu y voluntad. ¡Gracias por todo tu amor y apoyo!”

“Nuestros corazones duelen. Pero también somos felices de que nuestro padre sea ahora libre”, escribió a modo de conclusión Hana en un comunicado en su cuenta de Twitter.

La hija de Ali señaló también que toda la familia trató de mantenerse fuerte y susurró al oído del ‘Mas Grande’: “Puedes irte, estaremos bien, te queremos, gracias, puedes volver ahora con Dios”.

Mohamed Ali (Cassius Marcellus Clay, Jr.), nació en Louisville, Kentucky, el 17 de enero de 1942 y fue considerado el mejor boxeador de todos los tiempos o uno de los más destacados. Fue una figura social de enorme influencia en su generación, en la política y en las luchas sociales o humanitarias a favor de los afroamericanos y del islam.

En su etapa amateur logró la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Roma 1960 y, como profesional, ganó el título de campeón indiscutido de la categoría de los pesos pesados en 1964 a la edad de veintidós años, el cual recobraría diez años después. En 1978, consiguió otro cetro de campeón, lo que le convirtió en el primer boxeador en ostentar en tres ocasiones un título mundial en dicha categoría.

Se caracterizó por su estilo de boxeo alejado de la técnica tradicional, aunque era un conocedor del deporte y de sus contrincantes. Fue dirigido la mayor parte de su carrera por el entrenador Ángelo Dundee y sostuvo memorables combates contra los más renombrados pugilistas de su tiempo, como Sonny Liston, Joe Frazier, George Foreman y Ken Norton. Seis de sus peleas han sido consideradas de las mejores del boxeo.

A partir de la década de 1970 consiguió el respeto como leyenda deportiva de renombre mundial, tras su pelea contra George Foreman donde ganó nuevamente el título de campeón. En el ocaso de su carrera, empezó a dar muestras de desgaste físico y después de su retiro padeció la enfermedad de Parkinson.

Entre numerosos reconocimientos recibió la Medalla Presidencial de la Libertad, el ingreso al Salón Internacional de la Fama del Boxeo, el título de ‘Rey del Boxeo’ por parte del Consejo Mundial de Boxeo y ‘Deportista del Siglo XX’, entre otros.

Casi a los tres años de haberse retirado del boxeo, en septiembre de 1984, Muhammad Ali fue diagnosticado con la enfermedad de Parkinson. Uno de sus médicos, el doctor Martin Ecker, declaró que pudo haberla adquirido durante su carrera como boxeador debido a los golpes recibidos en la cabeza, por lo que no habría sido heredada. De hecho, Ali había dado muestras de problemas en sus reflejos después de perder su corona contra Larry Holmes en 1980. Además, su dicción se había vuelto más lenta y tenía fatiga sin causa aparente. Incluso el Dr. Ferdie Pacheco le propuso que dejara el boxeo cuando notó los primeros síntomas en 1977.

Sin embargo, existen opiniones que no admiten que el boxeo sea la causa de su padecimiento, puesto que no se considera que los golpes provoquen la enfermedad de Parkinson ‘clásica’. También se dice que Ali pudo haber tenido una degeneración neuronal latente y que el boxeo habría acelerado su sintomatología.

Con el paso de los años, las manifestaciones de la enfermedad progresaron, pero con la ayuda de su esposa  pudo sobrellevar el trastorno en las presentaciones públicas.  Pese a todo, Ali tuvo una vida activa en favor de sus organizaciones, se presentó a homenajes a personalidades deportivas y a todo tipo de colectas de beneficencia.

El viernes pasado dejó de existir físicamente, pero su ejemplo y su trayectoria ya forman parte de la más rica historia del deporte mundial

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *