Home Uncategorized Arquitecto de tu propio destino
0

Arquitecto de tu propio destino

0
0

La gente suele decir, cuando le va mal, que no tiene suerte o que el destino se ha ensañado con ella… sin embargo es el propio ser humano el que edifica y construye su camino en la vida, mediante decisiones que son claves a la hora de sustentar los sueños y volverlos realidad… Lo bueno de todo es que siempre la vida ofrece oportunidades para corregir errores y volver tras nuestros propios pasos para ir en busca de aquellos objetivos que nos hemos trazado. Pero para eso, claro, es necesario dejar de quejarnos por nuestra suerte ya que nosotros mismos somos los que la hemos propiciado… recuerden que este mundo no se basa en casualidades sino en causalidades.

Por eso, si sientes que no vas bien en la vida y quieres redefinir tus objetivos, acepta la dificultad de edificarte a ti mismo y el valor de empezar corrigiéndote. El triunfo de aquellos que han logrado grandes objetivos surge de reconocer y enfrentar sus propios errores. Nunca hay que quejarse o culpar a la suerte o al destino, sino que hay que enfrentar la realidad con valor y aceptarla, para luego revertirla. Para eso es necesario tener en cuenta siempre que, de una manera u otra, lo que vives es el resultado de tus propios actos.

Tampoco hay que imputarles nuestros errores a terceras personas, ya que eso solo sirve a modo de descarga o de bálsamo para nuestra conciencia, pero es una justificación que no nos permite ver nuestros propios errores y redefinir nuestras propias metas. Hay que aceptar  la realidad en que se vive o seguiremos justificando todos nuestros actos y echándole la culpa siempre a la suerte, en vez de buscar un cambio real y positivo en la vida. Cualquier momento es bueno para comenzar un nuevo camino o para terminar por el que transitamos y no nos gusta. No olvides que la causa de tu presente es tu pasado así como la causa de tu futuro será tu presente.

Aprende de los audaces, de los fuertes, de quien no acepta situaciones acongojantes y se revela ante la adversidad… Aprende a renacer desde el mismo dolor y a ser más grande que el más grande de los obstáculos que se te presenta. Mírate en el espejo de tu espíritu y serás libre, fuerte y dejarás de ser una simple consecuencia de las circunstancias porque tu mismo eres tu destino…

Recuerda…lucha, decídete y entrégate en cuerpo y alma a reconstruir tu camino y triunfarás en la vida. Nunca más pienses en la suerte, porque la suerte es simplemente un “acalla conciencia” y es el pretexto de los fracasados.

tags:

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *