Home Editoriales Atole con el dedo…
0

Atole con el dedo…

0
0
Tab Machado
Tab Machado

Si hay una especialidad en la que se destaca ampliamente el ser humano, hoy en día, es la de prometer y no cumplir. El hombre se ha vuelto un experto ilusionista que genera expectativa y esperanzas mediante palabras bonitas que difícilmente podrá consumar, pero que lo llevarán inexorablemente a conquistar su propias metas que es, en definitiva, lo único que le interesa.

“Nada por aquí… nada por allá”… decían los magos de antaño mientras hablaban mucho y distraían a la audiencia para hacer

su truco… y eso lo aplica a la perfección el ser humano actual, que edifica un mundo de ilusión con palabrería fácil y lisonjera, generando gran expectativa pero pocos resultados finales… al menos para quienes lo escuchan y le creen.

Lástima que, como dice el refrán popular, del dicho al hecho medie siempre un largo trecho que la mayoría de las personas no se molestan en transitar. Por lo que: ¿qué es la palabra sin un hecho que lo corrobore? Una ilusión vana, una mentira y ¿un hecho corroborable sin palabras? Una verdad que exime de mayores comentarios.

Por eso siempre habla lo justo y trata de que tus palabras estén refrendadas por hechos. Si dices, por ejemplo, que sientes afecto o respeto por alguien demuéstralo con hechos, no con palabras bonitas que no tengan sustento. O si te comprometes a realizar algo, que sean los hechos los que hablen por ti y que no tengas que tapar luego con palabras de excusas tu ineficiencia o tu pobre conducta.

Por fin… si en algún momento te asalta la duda sobre la realidad de tu entorno, tan solo aplica la lógica y confronta palabras con hechos. Dependiendo de qué columna obtenga mayores resultados para cada caso, podrás saber que tan verdadera es la realidad que vives… Pero ten mucho cuidado, recuerda lo que se dijo en un inicio en esta columna: que el ser humano se ha vuelto un experto ilusionista y un gran mago que sabe ocultar muy bien sus reales intenciones y que hoy es todo un especialista en dar atole con el dedo…

Al menos, ante este nuevo fenómeno mundial de la sociedad contemporánea, nos queda como consuelo que en la vida se cumple inexorablemente un axioma insalvable y es que uno recibe en la misma medida que da por lo que, aquellos que basan su vida en muchas palabras y pocos hechos, recibirán a cambio el mismo resultado de vuelta…

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *