Home Editoriales Aunque no lo creas… tú puedes
0

Aunque no lo creas… tú puedes

0
0
Tab Machado

No creas que existen fórmulas mágicas para cambiar tu actitud de vida, ni estímulo exterior posible para superar tu desidia y tu falta de interés por alcanzar esos logros que tienes en mente pero que nunca concretas. Ninguna receta ni ejemplo que te den los demás podrán llevarte al éxito si tú mismo no te convences del potencial que tienes en tu interior y lo fortaleces lo suficiente como para saber que el camino a la cima de la montaña es duro y con contratiempos y que solo aquellos que perseveran hasta el fin, para

disimular sus propias carencias, son los verdaderos triunfadores…

Disciplinar tu espíritu, trabajar en tus deficiencias y darle vuelo a la imaginación es la clave para avanzar, pero ninguna receta va a ser exacta ni se podrá duplicar porque todo dependerá siempre de tu impronta personal y de tu deseo de superación.

Cuenta una historia que un día, en un concurso de gastronomía, se les dio a diez cocineros una receta para realizar una comida creada por un reconocidísimo Chef internacional, que había ganado fama internacional y prestigio, realizando ese singular platillo.

Las instrucciones, el tiempo de realización y los ingredientes que les dieron a los diez cocineros eran exactamente iguales a los que trabajaba el exitoso chef, por lo que se llevaría el premio aquel que pudiera duplicar exactamente la deliciosa preparación.

Cuando el tiempo que habían dado los jurados concluyó, 4 cocineros tenían su plato pronto en la mesa de trabajo, a tres les faltaba aun unos minutos de cocción, dos no habían entendido bien las instrucciones y aun iban por la mitad de la elaboración y uno había abandonado a poco de iniciar porque no creía poder darle el toque ideal de sabor para ganar el concurso.

Los jurados solo tomaron en cuenta los 4 platillos terminados, eliminando a los demás que no pudieron ser terminados en tiempo y forma. Con minuciosa rigurosidad probaron cada uno de ellos y luego los compararon con el original que había preparado el chef, concluyendo que ninguno había alcanzado el grado de perfección deseado, por lo que el primer premio se declaraba desierto.

Fue entonces que, para demostrar la justicia de tal decisión, le pidieron al chef internacional que elaborara su platillo, delante de todos, para que los demás cocineros vieran exactamente lo que se debía hacer para alcanzar el éxito.

Para sorpresa de todos los presentes y hasta del propio jurado, el platillo que preparó el chef que había inventado la fórmula no se parecía al primero (aunque era muy similar en todo) y por más que lo intentó el resto del día nuevamente, una y otra vez, jamás un platillo se duplicaba exactamente ni se parecía al original presentado, por lo que finalmente se galardonó a los 4 cocineros por sus “originales platillos” y cada uno patentó un nuevo nombre para ellos.

¿Cómo es posible que teniendo las mismas instrucciones y los mismos ingredientes todos los platillos fueran diferentes? Sencillo y fácil, ninguna fórmula es exactamente aplicable cien por ciento en manos de un ser humano porque todos somos, afortunadamente, diferentes e influye decididamente cuan convencidos estamos de nuestras habilidades para alcanzar el producto final.

Por eso, si quieres concretar tus sueños crea tu propia receta para materializarlos. Los ingredientes van a ser los mismos que para todos: fe, esfuerzo, constancia, disciplina, inspiración y confianza, sin embargo dependerá de ti y solo de ti como los mezcles para encontrar la alquimia perfecta que te permita disfrutar del incomparable sabor del éxito…

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *