Home Editoriales Cada paso es un logro y cada logro un paso
Cada paso es un logro y cada logro un paso
0

Cada paso es un logro y cada logro un paso

0
0
Tab Machado
Tab Machado

Catorce años han pasado de ardua labor en busca de una reforma migratoria integral y comprensiva y, si bien hoy no concluye el tema, al menos se da otro paso positivo hacia la meta final.

Primero fue el programa de Acción Diferida para los jóvenes soñadores, ahora una acción ejecutiva para padres de hijos americanos, los pasos se van dando en espera de una legislación definitiva y amplia que comprenda a todos los inmigrantes sin estatus migratorio que aun no han podido ser amparados en estos programas. Lo más importante de todo, hoy, es que cada paso es un logro y cada logro, un paso para llegar a la meta final.

Por eso hoy saludamos a todos aquellos inmigrantes que podrán celebrar su salida de las sombras y hacemos votos para que pronto se logre una legislación en el Congreso para que todos puedan mirar el futuro de la misma manera y, juntos, obtener un camino a la residencia permanente y luego a la ciudadanía…

El espíritu de los migrantes y su fe inquebrantable es lo más hermoso que puedo reconocer en este tiempo, por eso, a modo de homenaje a todos los que van consiguiendo sus metas, recuerdo una editorial de hace poco tiempo atrás…

¿Quieres descubrir o conocer a un valiente? Contempla a un inmigrante, él se ha animado a dejarlo todo… en busca de todo, ha aprendido que una ilusión puede marchitarse o retoñar en cualquier esquina del mundo y que la mejor oportunidad de su vida está siempre un paso más allá de lo que ha conquistado, lo que le permite vivir siempre a la búsqueda de más…

Es un optimista por naturaleza, nunca se da por vencido, vive con los sentimientos a flor de piel y hace de sus tradiciones un culto.  Para él no hay nada más importante que un trabajo que sirva de salvoconducto a una vida mejor y ha aprendido a enjugar su sudor y sus lágrimas (en la misma proporción) en bien de su familia…

El inmigrante ha aprendido a nutrirse de esperanza, a reforzar su fe y a doblegar sus miedos. Ha comprendido que el esfuerzo constante es su mayor fortaleza, que todo pasa (lo bueno y lo malo) y que la vida se sustenta en pequeños grandes momentos…

Por si todo esto fuera poco, el inmigrante ha aprendido a valorar profundamente donde está y recuerda siempre de donde salió, lo que le permite fraguar en su espíritu un sentimiento de solidaridad, mezclada con agradecimiento, que lo hace ser diferente…

Es por eso que valoro, respeto y estimo a todos aquellos que se han animado a dejarlo todo y enfrentarse a la nada (venciendo el miedo) en busca de conquistar sus sueños que muchas veces se truncan por diferentes motivos y nunca llegan a conquistarse…

Quizás, si no has emigrado, si no has dejado el confort de lo conocido, si no te has animado a dar un paso hacia el vacío en busca de una ilusión este escrito no es para ti porque, sencillamente, no te vas a sentir identificado con el extasiante vértigo del palpitar de la vida a flor de piel… En cambio, si has sentido al leer esta nota un extraño cosquilleo que recorre tu piel, por favor no importa donde estés, corre a ponerte delante de un espejo y saluda a quien tienes a tu frente porque ese que está ahí es un auténtico valiente… ¡Felicidades!

¡Feliz día de acción de gracias para todos!

 

 

 

 

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *