Home Editoriales Caleidoscopio
Caleidoscopio
0

Caleidoscopio

0
0
Tab Machado
Tab Machado

Mala idea la de la naturaleza o Dios de dotar al hombre con dos ojos, porque desde que este se dio cuenta de que los podía utilizar independientemente eligió usar uno para mirar su vida personal a través de un calidoscopio y el otro para ver desnudamente la realidad de sus congéneres. De esta manera tergiversa o desnaturaliza su entorno, dado que siempre va a ver subjetivamente una bella imagen de su vida, percibiéndola como una perfecta ilusión óptica, mientras que la de su entorno siempre será observada con rigurosa objetividad.

Es que el calidoscopio es uno de los juguetes más conocidos del mundo y uno de los más apreciados por su efecto óptico ya que, no en vano, su nombre que proviene del griego significa ‘kalós’ bella ‘éidos’ imagen ‘scopéo’ observar (bella imagen para observar) y es más cómodo para el ego ver la vida propia a través de ese juguete, que enfrentarse a la verdad desnuda, que sí vemos de nuestros congéneres…

Cuenta una historia esclarecedora de este tema que un matrimonio estaba sentado a la mesa en una reunión de ex- compañeros de estudios. El hombre contemplaba a una mujer sentada en la mesa vecina, totalmente borracha y que se balanceaba con su bebida en la mano. Su mujer entonces le preguntó: “¿La conoces?” “Sí”, respondió su marido, “es mi ex-novia. Supe que se dio a la bebida cuando nos separamos hace algunos años y me dijeron que nunca más estuvo sobria”.  “¡Dios mío!”,  exclamó entonces la mujer “¡Quién diría que una persona puede celebrar algo durante tanto tiempo!”…

La vida suele verse así cuando usamos uno de nuestros ojos para observar nuestras acciones a través de nuestro caleidoscopio personal y el otro ojo para ver las acciones de los demás… Es que, a través del caleidoscopio miramos embelesados lo que hacemos y decimos, creyendo que somos perfectos y sin mácula, mientras que abrimos bien grande el ojo restante para ver y criticar sin piedad los defectos de los demás.

Pero, en realidad, más que un caleidoscopio para ver su propia vida la gente debería usar un espejo porque ese nos muestra la verdad de quiénes somos y no la imagen que pretendemos mostrar…   No olvides que, como dijo el genial comediógrafo francés Moliere, “aquellos cuya conducta se presta más al escarnio, son siempre los primeros en hablar de los demás”… Y yo le agregaría que, cuando la vida de una persona es hueca, vacía y sin propósito no se puede llenar solo de palabras bonitas que no tienen sustento.

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *