Home Editoriales Carlos Rojas Cambiemos soledad por amor…
Cambiemos soledad por amor…
0

Cambiemos soledad por amor…

0
0

Los que estamos aquí  añoramos lo que dejamos allá,  hemos llegado a este lugar procedentes de diferentes latitudes y cuando tocamos estas cuerdas, estamos tocando algo muy delicado… Particularmente cuando dejamos hijos, padres, hermanos, esposa  la escena o el momento es desgarrador, es una experiencia que difícilmente se describe con palabras….es un momento en que sentimos que estamos dejando nuestra alma atrás…

Es algo de naturaleza muy dolorosa, mientras más larga es la separación física, más agudo e intenso es el sentimiento de separación… Este dolor que sentimos, que es como el fin de todo, nos ha hecho más fuertes y nos hemos dispuesto a enfrentar lo que venga o  dicho de otra manera lo que sea… como quien dice “la fuerza de ser soldado,  hace cargar el fusil”  y nuestra raza, nuestra gente ya ha demostrado que somos no solo soldados, sino grandes héroes… Estos héroes a quien me estoy refiriendo son ustedes, que han convertido este dolor en su propia dulzura: “lo han dejado todo, en busca de todo”. Un sufrimiento que tiene su propio éxtasis es algo que tiene que ser experimentado para comprenderlo, algo que no podemos describir…

Pronto vendrá la navidad y para muchos, debiendo ser alegre, se convierte en todo lo contrario, porque ahí se encuentran la soledad y el recuerdo de los que dejamos allá y que esperan en cada amanecer el reencuentro de los unos con los otros, pero todo tiene su recompensa porque las lágrimas y el dolor alfombran el camino.

Esta historia o situación de la separación de familias en busca de una mejor forma de vivir,  empezó hace  años,  muuuuchos años. En el comienzo, cuando el hombre estaba solo… Dios pensó que debía convertirse de uno en muchos y así toda la creación entró en existencia y las almas asumieron el cuerpo humano. Cuando un alma dejaba el cuerpo se sumergía de nuevo en Dios… así que la historia de la separación había comenzado… pero esa separación no era tan aguda o tan dolorosa… aunque la separación siempre es amarga, siempre rompe el corazón y más cuando tiene que ser en busca del sustento, de calmar el hambre, de una mejor manera de vivir o de sobrevivir… Cuanta gente hemos caminado por el mismo sendero. Los mismos santos y los místicos han pasado por el fuego de la separación antes de alcanzar la comunión con Dios….

El amor y la separación van juntos y por ese amor y en busca de mejor vida nos hemos alejado de nuestros seres queridos sin dejarlos y muchas veces nos hemos sentido solos pero no lo estamos, a este sufrimiento deberíamos sacarle beneficio de manera muy sencilla aunque no lo parezca. Podemos sentarnos en meditación recordando al maestro, señor de nuestro corazón, señor de nuestra alma, recordándolo y buscándolo desde el fondo de nuestro corazón y así podríamos experimentar la cercanía de nuestros seres queridos y calmar nuestra angustia…

¿Saben qué?  Estamos entrando en aguas frías y profundas y para frio…. con este clima ya tenemos bastante… Dice el sabio dicho que después de la tormenta viene la calma… así que cambiemos de vía y concentrémonos en las cosas positivas de la vida y no en las negativas. Por eso les deseo muchas bendiciones y les doy gracias por leer Ultimas Noticias…

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *