Carlos Rojas

¡Ya llegó el que andaba ausente!

Al Carlitos me lo encontré y no quería  soltar la sopa, pero al fin se decidió y aquí me dejó esta fría, desnuda y triste historia… Escenario: estaba el Carlitos con su desvencijado auto en la esquina de las Avenidas Ashland y Rossevelt… … Leer más →