Celebramos el cumpleaños de un ícono 100 años de una leyenda: Pedro Infante

Este 18 de noviembre Pedro Infante, una verdadera e inolvidable leyenda de la ‘Época de oro’ del cine mexicano, cumpliría 100 años…

Pedro Infante fue un auténtico ícono de la cultura y un artista consagrado que fue convirtiéndose en leyenda gracias a su enorme talento musical. Nació en Mazatlán, Sinaloa, hijo de Delfino Infante García y de Doña Refugio Cruz Aranda el 18 de noviembre de 1917 y se convirtió en uno de los íconos de la Época de Oro del Cine Mexicano, así como uno de los grandes representantes de la música ranchera.

A partir de 1939 apareció en más de 60 películas y desde 1943 grabó aproximadamente 344 canciones. Por su actuación en la película ‘Tizoc’ (1956), fue acreedor al Oso de Plata del Festival Internacional de Cine de Berlín al mejor actor principal y al premio Globo de Oro a la mejor película extranjera, otorgado por la prensa extranjera acreditada en Hollywood. Infante murió a los treinta y nueve años cuando el avión que piloteaba se cayó en pleno centro de la ciudad de Mérida durante su despegue.

Fue el cuarto de quince hermanos, de los cuales sólo sobrevivieron nueve, María del Rosario, Ángel (que también fue actor y cantante), Pedro, María del Carmen, María Concepción, José Delfino, María del Consuelo, María del Refugio y María del Socorro. A principios de 1924 se mudaron a Guamúchil (Sinaloa), donde Pedro pasó su infancia y es por ello que se le conoce como El Ídolo de Guamúchil.

Desde temprana edad mostró talento y afición por la música, aprendiendo diversos instrumentos. Apoyado por su padre el joven Pedro Infante estudió guitarra con el maestro Carlos R. Hubbard. Con el tiempo, llegó a formar una pequeña orquesta a la que bautizó como ‘La Rabia’. Tocaban en los cabarets de Guamúchil, a diez centavos la pieza. ‘La Rabia’ llegó a ser conocida en todo Sinaloa, gracias a que también tocaban en rancherías y pueblos cercanos. Pedro contaba entonces con solo 16 años de edad.

A la edad de 17 años se convirtió en padre por primera vez, de Guadalupe Infante López, debido al romance que sostuvo con Guadalupe López, la que fue su primera novia formal. Posteriormente conoció a María Luisa León quien lo convenció para que se mudaran a la Ciudad de México en busca de mejores oportunidades para el talentoso joven que ya en Sinaloa había alcanzado reconocimiento como cantante. En México, el 19 de junio de 1939, Pedro y María Luisa se casaron y un año después adoptaron a Dora Luisa Infante hija de María del Carmen Infante, hermana de Pedro.

Posteriormente conoció a la bailarina y actriz Lupita Torrentera, con quien tuvo tres hijos: Graciela Margarita, Pedro y María Guadalupe Infante Torrentera. Su hijo Pedro Infante Torrentera fue también actor y cantante y su hija Lupita Infante Torrentera fue actriz, conductora y cantante. De su relación con la joven actriz Irma Dorantes nació Irma Infante Aguirre quien también tiene una carrera como actriz y cantante.

Su primera grabación musical, ‘El Soldado Raso’ fue realizada el 19 de noviembre de 1943, para el sello de Discos Peerless, aunque también se dice que la primera canción que grabó fue el vals ‘Mañana’.

Pedro Infante, protagonizó como actor más de 60 películas entre 1939 y 1957, lo que lo convirtió en uno de los más grandes ídolos de la llamada Época de Oro del Cine Mexicano, se tiene el registro de que grabó 344 canciones en estudio (no incluidas las tomas alternas, ni conciertos) por lo que fue ampliamente reconocido en México. Pedro Infante inició como extra en la película ‘En un burro tres baturros’ y participó en algunas cintas como actor secundario. Su carrera como actor con un papel principal inició con la película ‘La feria de las flores’ en 1943.

Recibió el Ariel que otorga la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas al mejor actor por su papel en la película ‘La vida no vale nada’. Su penúltima película, Tizoc, en 1956, al lado de María Félix fue un éxito internacional, por la que obtuvo el Oso de Plata del festival de Cine de Berlín, como mejor actor principal. Este premio lo obtuvo de manera póstuma en 1957.

Pedro Infante interpretó canciones de diversos géneros: vals, chachachá, canción mexicana tradicional, canción ranchera y bolero. Sin embargo, la inmensa mayoría de sus interpretaciones más populares pertenecen a los géneros de música de mariachi y ranchera.

Algunas de sus canciones más populares incluyen: “Amorcito corazón”, “Cien años”, “Te quiero así”, “La que se fue”, “Ella”, “Paloma querida”, “Maldita sea mi suerte”, “Por un amor”, “Mañana”, “Que te ha dado esa mujer”, “Mi cariñito”, “Dicen que soy mujeriego”, etc., de compositores tales como: Manuel Esperón, Gilberto Parra Paz y José Alfredo Jiménez entre otros.

“Amorcito corazón” de Manuel Esperón y Pedro de Urdimalas, es posiblemente la interpretación más célebre de Infante y una de las canciones más famosas en la cultura popular mexicana, además que con la versión de estudio de esta canción nació el género bolero ranchero.

Asimismo, la canción mundialmente famosa “Bésame mucho” de la compositora Consuelo Velázquez, fue la única melodía que grabó en inglés y la interpretó en la película A.T.M. ¡¡A toda máquina!! con Luis Aguilar.

El 15 de abril de 1957, mientras piloteaba un Consolidated B-24 Liberator, la aeronave se desplomó entre las 7:30 y las 8:00 horas en el cruce de las calles 54 Sur y 87 de Mérida, Yucatán, poco después de despegar del aeropuerto. Hubo dos víctimas más en tierra. El avión cayó en el patio del predio de la calle 54 Sur y 87 en pleno centro de la ciudad de Mérida.

Pedro Infante conservó la fama después de su muerte. Su estilo alegre y carismático cautivó al público mexicano y sus actuaciones valientes y pícaras hicieron que muchas personas de distintas generaciones lo admiraran. Representó al mexicano alegre y enamorado, al héroe urbano de la clase trabajadora, con el que se ganó el cariño y la identificación de las clases populares de México y de otros países de Latinoamérica y el mundo.

Leave a Comment