Home Editoriales Claroscuros
Claroscuros
0

Claroscuros

0
0
Tab Machado
Tab Machado

Cual sería nuestra percepción acerca de las cosas si no tuviéramos la necesidad de experimentar situaciones opuestas en la vida. Como poder valorar lo bueno sin conocer lo malo, la alegría sin soportar tristezas o el amor sin haber sufrido un rechazo. Como saber si eres feliz si nunca has sido desventurado, si estas satisfecho cuando nunca has tenido hambre o apreciar tu salud si nunca estuviste enfermo…

Lo provechoso de intercalar situaciones confrontadas (algo normal y hasta necesario en la vida) es que, conociendo los opuestos, aprendes a juzgar los claroscuros que te ofrece la vida y a valorar de diferente manera lo que te ocurre a diario.

Cuando aprendes a vivir fluctuando entre polos opuestos disfrutas mas los buenos momentos y soportas con otra actitud y entereza la contraparte. Es más, si cuando te toca el mal tiempo buscas capitalizar esa experiencia con alguna referencia positiva, terminarás galvanizando tu espíritu y fraguando tu alma para lograr una mejor actitud en la vida.

¿Conoces la leyenda del pájaro Espino? La fabula narra sobre un pájaro que canta una sola vez en su vida y, cuando lo hace, su canto es más dulce que el de ninguna otra criatura sobre la faz de la Tierra. El pájaro Espino, desde el momento en que abandona su nido, busca un árbol espino y no descansa hasta encontrarlo. Allí cantando entre las ramas se empala en la espina más larga y afilada y, mientras agoniza, olvidando su dolor entona un canto más hermoso que el de la Alondra o el Ruiseñor y el mundo entero se detiene a escucharlo porque lo mejor se alcanza a precio de gran dolor…

La leyenda nos enseña que, cuando la felicidad se basa y erige sobre un lecho de tristezas o desventuras, es doblemente apreciado su valor y su goce tiene un dulzor muy especial. Por eso no le tengas miedo a los malos momentos, no te entristezcas más de lo necesario cuando te toque vivir alguno de ellos más bien capitaliza la experiencia para que, de esa manera, puedas apreciar mejor las épocas de bonanza. Crecer y madurar son procesos que no se alcanzan tan solo sumando años, sino que se logra apreciando y valorando las vivencias cotidianas que te permitan hacer crecer tu mundo interior, de tal manera, que sientas que tú pasas por la vida y no que la vida pasa por ti…

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *