Home Entretenimiento Misterios mitos y leyendas Coincidencias asombrosas III
Coincidencias asombrosas III
0

Coincidencias asombrosas III

0
0

Esta semana le traemos una nueva serie de coincidencias asombrosas que seguramente lo dejarán con la boca abierta…

La muerte de los gemelos

En 2002, un hombre fue arrollado por un camión en Finlandia justo cuando intentaba cruzar la autopista 8 montado en su bicicleta. Dos horas después, su hermano gemelo también fue arrollado por un camión cuando intentó cruzar la autopista 8 montado en su bicicleta. Ambos murieron a un kilómetro y medio de separación.

Primera, Segunda y Tercera

En 1906, a bordo del navío “Groser Kurfurst”, que viajaba de Bremen, Alemania, a Nueva York, hubo varios alumbramientos. Un niño nació en primera clase, un par de gemelos en segunda y unos trillizos en tercera.

El Profeta de los desastres

El productor cinematográfico Irwin Allen se consideró a sí mismo un “profeta de desastres”. En 1972 estrenó la famosa película “La aventura del Poseidón” y el barco “Queen Mary”, uno de los transatlánticos de mayor envergadura y velocidad en el mundo, zozobró. Dos años después, tras el estreno de su siguiente filme, “Infierno en la Torre”, ardieron tres rascacielos en Brasil.

El caos del apellido

En la década de 1920 tres hombres ingleses se encontraron en un tren en Perú. El apellido del primer hombre era Bingham, el del segundo era Powell, y el del tercero era Bingham-Powell.

El Globo y 2 Niñas

En junio de 2001, una niña de diez años llamada Laura Buxton escribió su nombre y dirección en un trozo de papel, pegó el papel en un globo de helio y lo soltó desde su jardín. El globo recorrió casi 225 kilómetros hasta que aterrizó en el jardín de otra pequeña de diez años, ¡qué también se llamaba Laura Buxton! La segunda Laura se puso en seguida en contacto con la primera y se hicieron amigas de inmediato. Al conocerse descubrieron que no sólo compartían el mismo nombre y edad, sino que las dos tenían el pelo claro, un perro labrador, un conejito y un conejillo de Indias.

Gulliver y el espacio

Los Viajes de Gulliver es una novela de ideas revolucionarias, escrita en 1726 por Jonathan Swift. Contiene datos científicos inauditos, sincronías inexplicables y, sobre todo, coincidencias imposibles de achacar al azar. En el libro se encuentran párrafos para pensar y reflexionar. Uno de los más enigmáticos dice lo siguiente: “Se ven en el cielo dos estrellas menores o satélites que giran alrededor de Marte, tienen nombre de miedo y su interior dista del planeta central tres veces su diámetro, en el caso de la primera y el quíntuple en caso de la segunda. ¿Fantasía? ¿Imaginación desbordada? Eso se pensó en su época, aunque hay que reconocer que un escalofrío recorrió el espinazo de los lectores cuando comprobaron, 156 años después, cómo el astrónomo Asap Hall descubría las dos lunas de Marte. Jamás vistas hasta entonces, fueron bautizadas como Fobos (espanto) y Deimos (terror), el nombre de los caballos del dios de la guerra. Para añadir más misterio e incomprensión, las distancias y proporciones descriptas en los viajes de Gulliver eran exactas…

Winston Churchill y sus coincidencias

Considerado como uno de los diez personajes más influyentes del siglo XX, el famoso primer ministro británico era propenso a las coincidencias y gracias a ellas salvó la vida en numerosas ocasiones. Durante la guerra de Sudáfrica huyó de los bóers, que le tenían prisionero en Mozambique y fue a parar a una comunidad minera. Llamó al azar a una puerta y resultó que era la única casa en cuarenta kilómetros donde no lo entregarían, pues el propietario era británico. En la I Guerra Mundial, su trinchera fue destruida por un proyectil justo después de haberla abandonado. Su esposa Clementine contaba que, en los años de la II Guerra Mundial, Churchill siempre entraba en su coche por la puerta derecha. Pero un día, durante un bombardeo, se detuvo, dio la vuelta y entró por el otro lado. En el trayecto hacia Downing Street, una bomba hizo levantar el coche del lado derecho. “¿Qué te hizo cambiar de opinión?”, le preguntó la mujer. “Algo me ha dicho ¡detente!”, confesó él. En 1943, el propio Churchill declaraba ante un grupo de mineros: “A veces tengo la impresión de que una mano orientadora ha interferido en mi vida”.

Coincidencia increíble en sus fechas de nacimientos

El 20 de Abril de 1958, la señora Kenneth Perkins de Los Ángeles, traía al mundo una hermosa niña, a la que pusieron por nombre, Nancy. Sus anteriores hijos, Gary, de 8 años de edad y David, de 5 años, habían nacido también un 20 de Abril. El médico ginecólogo, el doctor A Warren Olson que atendió a Kenneth en el parto había nacido también un 20 de Abril y, aunque usted no lo crea también había nacido en la misma fecha su enfermera, Winifred Nagamine.

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *