Home Entretenimiento Misterios mitos y leyendas Coincidencias asombrosas III
Coincidencias asombrosas III
0

Coincidencias asombrosas III

0
0

Esta semana le traemos una nueva serie de coincidencias asombrosas que seguramente lo dejarán con la boca abierta…

Hágale caso a sus propias advertencias

Cuando tenía 49 años, el astrónomo sudafricano Danie du Toit estaba dando una conferencia sobre cómo la muerte podía llegar en cualquier momento. Al terminar, sacó de su bolsillo un caramelo de menta y se lo metió a la boca. En pocos minutos se ahogó y murió. Increíble coincidencia ¿no?

Un bebé con mucha suerte

A comienzos de la década de 1930, Joseph Figlock estaba caminando por la calle cuando un bebé se cayó de una ventana y fue a parar justo sobre sus hombros. Ninguno de los dos resultó lastimado. Un año después, el mismo bebé volvió a caerse de la ventana y cayó otra vez sobre los hombros de Joseph, en el mismo lugar que antes.

Los nombres de Roma

Se supone que uno de los fundadores de la ciudad de Roma se llamaba Rómulo. Su primer emperador se llamó Augusto. Casualmente, su último emperador se llamó Rómulo Augusto.

Una moto, un taxi, dos hermanos

Esta es una de las casualidades más impresionantes de la historia. En julio de 1975, un hombre llamado Erskine Lawrence Ebbin fue atropellado por un taxi en la ciudad de Hamilton, Bermuda. Lo curioso del accidente fue que justo el año anterior, el mismo taxi, el mismo conductor, con el mismo cliente en su interior, había matado a su hermano Neville. Por si fuera poco, los dos hermanos tenían 17 años al momento del accidente y montaban la misma motocicleta en la misma calle.

Una foto que anticipó el futuro…

Unos días antes de la boda, un hombre llamado Voutsinas decidió ojear las fotos de su prometida, y encontró que su propio padre aparecía en una de las fotografías que se habían tomado en Disney World, Florida. En dicho momento, su prometida tenía 5 años y aparece en el primer plano de la fotografía. Cuando examinó la foto más detenidamente, descubrió que el niño que iba en el carrito con su padre era él mismo. La casualidad era increíble, ya que las familias no se conocían en ese momento; todavía más increíble si decimos que él vivía en Canadá y ella en Florida.

El Verdadero Harry Potter

Grande fue la sorpresa de un jardinero cuando trabajaba en la parte trasera de una Iglesia de Yorkshire. Al remover unas malezas, descubrió la tumba de Harry Potter. La situación se volvió más extraña cuando se enteró que el reverendo a cargo del lugar se llamaba Richard Rowling…

Madres Que Coinciden

La confusión se extendió por el pabellón de maternidad de un hospital en Australia, cuando se presentaron dos mujeres con el mismo nombre, a punto de dar a luz. Las dos, llamadas Carole Williams, tuvieron a dos niñas el mismo día que, casualmente, era el cumpleaños de las dos mamás…

Fotografía

En 1914, cuando aun se estilaba revelar las placas fotográficas individualmente, una mujer alemana dejó la placa con la que había fotografiado a su hijo en un establecimiento en Estrasburgo para ser revelada. Al estallar la Primera Guerra Mundial, se le hizo imposible recogerla y la dio por perdida. Dos años después, la misma mujer compró una placa fotográfica virgen en Frankfurt (a casi 200 Km. de distancia de Estrasburgo) para tomar una foto de su hija recién nacida. Al ser revelada, esta placa mostró una doble exposición, mostrando la imagen de su hija tomada en 1916 superpuesta a la del hijo fotografiado en 1914. Por una increíble casualidad, la placa dejada en Estrasburgo había sido confundida con una placa virgen, y vendida como tal en Frankfurt dos años después, a la misma mujer… una casualidad difícil de repetirse.

Inscripción en una tumba que se vuelve realidad

Finalizamos la serie de esta semana con una increíble coincidencia que desafía nuestra mente. Cuando arqueólogos abrieron la tumba de Tamerlán, un legendario rey mongol descendiente de Gengis Kan y considerado el último de los grandes conquistadores nómadas del Asia Central, encontraron una inscripción que decía: “Sea quien sea que abra mi tumba, desatará a un invasor más terrible que yo”. Era el 20 de junio de 1941 y la Alemania nazi invadió la Unión Soviética al día siguiente, el 22 de junio de 1941…

 

 

 

 

 

 

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *