Home Entretenimiento Misterios mitos y leyendas Coincidencias asombrosas IV
Coincidencias asombrosas IV
0

Coincidencias asombrosas IV

0
0

Esta semana le traemos una nueva serie de coincidencias asombrosas que seguramente lo dejarán con la boca abierta…

Ataques gemelos

Dos gemelos, John y Arthur Mowforth, vivieron más o menos a 120 km de distancia el uno del otro, en Inglaterra. El 22 de Mayo de 1975, ambos comenzaron a sentir dolor en el pecho y fueron ingresados a hospitales distintos. Sin conocer la condición del otro, ambos murieron al poco tiempo de ataques cardíacos.

El monje misterioso

En Austria, siglo XIX, un pintor de cierta fama llamado Joseph Aigner intentó suicidarse en varias ocasiones. Durante su primer intento, a la edad de 18 años, intentó colgarse pero fue interrumpido por un misterioso monje capuchino. Cuando tenía 22 años, el mismo monje evitó de nuevo que se ahorcase. Ocho años más tarde, fue sentenciado a la horca por sus actividades políticas. Pero una vez más, salvó la vida por la intervención del mismo monje. Finalmente, a la edad de 68 años, Joseph Aigner logró suicidarse usando una pistola. Su funeral fue oficiado por el mismo monje capuchino, un hombre cuyo nombre Aigner no llegó nunca a saber.

Justo detrás de ti

En el año 2007 Michael Dick se encontraba viajando por el Reino Unido en busca de su hija perdida llamada Lisa. En ese momento tenía 31 años y hacía 10 que no veía a su familia. Dick contactó con una revista local, la cual se comprometió a ayudarle en dicha búsqueda. Sacaron una foto de Michael y sus otras hijas para la nota impresa en la que, posteriormente, resultó aparecer Lisa al fondo de la misma. Al final Lisa consiguió reunirse con su familia y, viendo las fotos, se descubrió la extraordinaria coincidencia.

El plagio que no fue

En 1979, una revista alemana organizó un concurso de escritura. Los lectores debían enviar historias inusuales, pero tenían que estar basadas en hechos reales. El ganador, Walter Kellner de Munich, tenía su historia publicada. El autor escribió acerca de un momento en que estaba volando un Cessna 421 entre Cerdeña y Sicilia. Encontró problemas en el motor cuando planeaba en el mar, aterrizó en el agua, pasó algún tiempo en un bote de emergencia y luego fue rescatado. La historia fue leída por un austríaco, también llamado Walter Kellner, quien dijo que el alemán Kellner había plagiado la historia. El austriaco Kellner dijo que había volado un Cessna 421 sobre el mar, con el mismo problema de motor y fue obligado a aterrizar en Cerdeña. Era esencialmente la misma historia, con un final ligeramente diferente. La revista, sin embargo, comprobó las dos historias y ambas resultaron ser ciertas, a pesar de que eran casi idénticas.

Vecinos con una diferencia de dos siglos

El compositor Georg Friedrich Händel fue vecino del famoso guitarrista Jimi Hendrix pero con una diferencia de 200 años. Händel vivió en Londres en la dirección: Brook street, 25, mientras en la casa del lado, Brook street 23, vivió Jimi Hendrix. Ambos fueron artistas geniales que influyeron en la evolución de la música.

Eleanor Rigby

‘Eleanor Rigby’ es una canción del grupo musical The Beatles. La canción fue escrita por Paul McCartney con ayuda de John Lennon. A McCartney se le ocurrió el nombre de “Eleanor” de la actriz Eleanor Bron y “Rigby” de una tienda en Bristol llamada Rigby y Evens Ltd, Wine & SpiritTransport.  Paul dijo: “Me gustó el nombre. Yo estaba buscando un nombre que sonara natural”. En la década de 1980, una tumba fue descubierta en la Iglesia de San Pedro en Woolton, Liverpool, con el nombre de Eleanor Rigby en él.  El cementerio se encuentra cerca del lugar donde solían reunirse Lennon y McCartney y donde los dos pasaron mucho tiempo para tomar el sol en la adolescencia. Al respecto, McCartney declaró:

“El patio de la iglesia St. Peter era un lugar que John y yo frecuentábamos regularmente, es posible que haya visto la tumba con el nombre y quizás, inconscientemente, lo haya recordado o relacionado. Quizás mi memoria se clavó particularmente en ese recuerdo o en el nombre Eleanor. Pero el nombre no me resultaba suficiente, quería un apellido poco común y recuerdo un día, caminando con Jane por la ciudad de Bristol, divisé una tienda con el nombre Rigby y pensé ‘eso es, ya lo tengo'”. Esta coincidencia es una de las más famosas de la historia del rock.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *