Home Entretenimiento Misterios mitos y leyendas Coincidencias asombrosas VII
Coincidencias asombrosas VII
0

Coincidencias asombrosas VII

0
0

Esta semana le traemos una nueva serie de coincidencias asombrosas que seguramente lo dejarán con la boca abierta…

Las víctimas de la presa Hoover

El primer obrero que murió mientras trabajaba en la represa Hoover, fue JG Tierny quien murió el 20 de Diciembre de 1922. El último hombre que murió trabajando en la represa Hoover murió el 20 de Diciembre de 1935 y era el hijo de JG Tierny. Una coincidencia asombrosa.

Carretera Fatal

En el verano de 1929 fue inaugurada una nueva carretera entre Bremen y Bremerhaven, Alemania. En el lapso de un año, más de cien automovilistas se habían accidentado en forma muy misteriosa en ella. Estos accidentes siempre sucedían en el kilómetro 239. Este era un tramo totalmente recto. Al ser interrogados por la policía, los sobrevivientes declaraban que al acercarse a ese lugar una rara sensación les había invadido y que una fuerza misteriosa se había posesionado de sus vehículos arrojándolos fuera de la carretera, sin poder impedirlo.

El 7 de septiembre de 1930, en el curso del día, 9 automovilistas se habían estrellado en el sitio que señalaba coincidentemente el misterioso kilómetro 239. Este enigma tenía totalmente desconcertada a la policía. Un adivino de la localidad, Carl Wehrs, insinuó que la fuerza misteriosa podría tratarse de una poderosa corriente magnética generada por un río subterráneo. Con una varilla de acero se encaminó hacia el kilómetro 239 para probar su teoría. Al hallarse a unos cuantos metros de él, la varilla de acero repentinamente saltó de sus manos como si una fuerza invisible la hubiera arrojado hasta el otro extremo de la calzada, haciendo temblar al propio Wehrs.

Éste, al comprobar lo acertado de su teoría, utilizó para solucionar el problema una idea creada por él. Consistía en enterrar una caja de cobre en cuyo interior colocó pedazos de cobre en forma de estrella, en la base de la señalización de piedra. Durante una semana la caja permaneció enterrada en ese lugar sin que en ese tiempo hubiera ocurrido un solo accidente. Al ser desenterrada esta caja, los primeros tres automóviles que cruzaron frente a la señalización se estrellaron. Debido a esto fue enterrada nuevamente la caja y desde entonces no volvieron a producirse accidentes en el kilómetro 239.

La Pirámide de Guiza

Los dígitos de la velocidad de la luz (299.792,458 metros por segundo) coinciden exactamente en orden con la latitud a la que está situada la cumbre de la gran Pirámide de Guiza (29.9792458 grados norte).

Coincidencia de alto vuelo

Cuando los habitantes de Ruthwell, Dumfriesshire, se encontraban viendo una escena de la película ‘La vuelta al mundo en 80 días’, en dónde un globo de aire caliente estaba a punto de despegar, sus aparatos de televisión se apagaron debido a un corte de energía. Cerca de allí, las líneas de energía habían sido dañadas. Un globo de aire caliente se había estrellado contra ellas.

Descubrimiento en el Hotel

En 1953, el reportero televisivo Irv Kupcinet se encontraba en Londres para cubrir los actos de coronación de Isabel II. En uno de los cajones de su habitación en el Hotel Savoy encontró algunos objetos que, por su identificación, pertenecieron a un hombre llamado Harry Hannin. Daba la casualidad que Harry Hannin, una estrella del baloncesto que actuaba en el afamado equipo de los Harlem Globetrotter, era un buen amigo de Kupcinet, pero la historia tiene aún un nuevo giro. Solo dos días después y antes de que pudiera llamar a Hannin para hablarle de su afortunado descubrimiento. Kupcinet recibió una carta de Hannin, donde este le contaba que en una reciente estancia en el Hotel Meurice de París, ¡Hannin había encontrado en un cajón una corbata con el nombre de Kupcinet!

La semana entrante le traemos la última nota de la serie ‘Coincidencias asombrosas’. ¡No te la pierdas!

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *