Home Entretenimiento Misterios mitos y leyendas Coincidencias asombrosas VIII
Coincidencias asombrosas VIII
0

Coincidencias asombrosas VIII

0
0

Esta semana le traemos la última serie de coincidencias asombrosas de este ciclo, que seguramente lo dejarán con la boca abierta…

Coincidencia Histórica

Las vidas de Thomas Jefferson y John Adams, dos de los fundadores de Estados Unidos tienen una coincidencia histórica increíble. Jefferson fue uno de los autores de la Declaración de Independencia y le enseñó los bosquejos a Adams, quien (con la colaboración de Benjamín Franklin) le ayudó a editarla y afinarla. El documento fue aprobado por el Congreso Continental el 4 de Julio de 1776. Sorprendentemente, tanto Jefferson como Adams murieron el mismo día, el 4 de Julio de 1826; exactamente 50 años después de la firma de la Declaración de Independencia.

Coincidencia que desata la primera Guerra Mundial
En 1914, el nacionalista serbo-bosnio Gavrilo Princip era parte de un grupo de siete conspiradores que planeaban asesinar a Franz Ferdinand, archiduque de Austria, durante la visita de éste a Yugoslavia. Sin embargo, durante el recorrido que el archiduque, su esposa y miembros del gobierno yugoslavo realizaban por las calles de Sarajevo, fallaron en sus intentos de homicidio. Más tarde, cuando parecía que el plan había fracasado, el chofer del auto de Franz Ferdinand equivocó la ruta y pasó frente al restaurante donde se encontraba Gavrilo Princip, quien aprovechó una falla en el vehículo para disparar y dar muerte al archiduque y su esposa. ¿El resultado? La muerte de ambos, que desató la Primera Guerra Mundial.

Pick 4 con anticipación

Un periódico de Oregon anunció los números “Pick 4” ganadores de la lotería del 28 de Junio del año 2000 con anticipación. El periódico había previsto imprimir la anterior serie de números ganadores pero, erróneamente, imprimió los del estado de Virginia, a saber 6-8-5-5. En la próxima lotería de Oregon, esos mismos números resultaron los afortunados. Una increíble coincidencia.

El primer soldado y el último

Las tumbas del primer soldado británico fallecido en la Primera Guerra Mundial y del último están ubicadas a una distancia de 6 metros una de otra y sus lápidas se miran entre sí. Esta ubicación fue una coincidencia total y extraordinaria.

Sueño Apocalíptico
Ed Sampson, redactor jefe del periódico Boston Globe, soñó en Agosto de 1883 que la isla de Pralape en Indonesia era devastada por la erupción de un volcán muriendo unas 36,000 personas.
Le pareció tan real su sueño que inmediatamente publicó la noticia. Tras comprobarse que tal isla no existía fue despedido. Sin embargo, un día después se conoció la noticia de que un volcán había destruido la isla de Krakatoa, con un número de víctimas muy parecido al que había dado Ed Sampson en su noticia.  Investigaciones posteriores dieron como resultado, que Krakatoa se había llamado Pralape hasta el siglo XVII. Otra coincidencia para quedarse pensando en los cómo y los porqué de la vida.

Sueño Premonitorio
En Mayo de 1979, David Bocth, un oficinista de Cincinnati, Ohio, fue atormentado por una
pesadilla durante la cual asiste, impotente, a una catástrofe aérea en un gran aeropuerto del país.
El veía cómo un gran jet levantaba penosamente el vuelo, se inclinaba súbitamente y se estrellaba en la pista, estallando en una enorme explosión de fuego y humo negro. Cada vez el sueño era más preciso.  Después de consultar con su siquiatra, Booth decidió advertir al aeropuerto de Cincinnati. Allí, los expertos trataron, sin éxito, de “adivinar”, gracias a los detalles entregados, de qué aeropuerto se trataba. Además, la compañía American Airlines reforzó las medidas de seguridad en sus grandes aviones. A pesar de todo, el 26 de Mayo, en el aeropuerto de Chicago, un DC-10 de la American Airlines se estrelló brutalmente al despegar, siguiendo el desarrollo exacto del drama soñado por David Booth. 237 personas murieron en el trágico accidente.

Al que no quiere sopa

Cerramos este ciclo de coincidencias asombrosas con la historia del ciudadano turco Solimán Guresci, quien después de un matrimonio bastante tormentoso, donde abundaban las discusiones y los malos tratos mutuos, logró divorciarse en 1986. Soltero de nuevo acudió a una agencia de encuentros para hallar a una nueva mujer. La base de datos (con más de 2.000 mujeres) arrojó el nombre de la supuesta candidata perfecta: era el de Nesrin Caglasas, su antigua esposa… aunque Usted no lo crea. El destino muchas veces es caprichoso y no quiere dar el brazo a torcer…

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *