Coincidencias asombrosas

Coincidencias asombrosas

0
0

Le traemos una serie de coincidencias asombrosas que seguramente lo dejarán con la boca abierta…

Hugh Williams: un nombre para salvarse de naufragios…

El 15 de diciembre de 1664 se hundió un barco en el estrecho de Menay, en la costa norte de Gales. Ochenta y dos pasajeros encontraron la muerte, todos los que componían el pasaje, salvo un hombre llamado Hugh Williams. El 5 de diciembre de 1785, (121 años después), en otro naufragio perecieron 60 pasajeros, sólo hubo un único superviviente, llamado Hugh Williams. El 5 de agosto de 1860, el hundimiento de un tercer barco provocó la muerte de 25 pasajeros. Sólo una persona logró salvar su vida. Su nombre… Hugh Williams. En la historia de la navegación los naufragios en los que una sola persona logra sobrevivir son más bien escasos. En los tres que se ha relatado anteriormente, el superviviente tenía el mismo nombre. Obviamente, la lógica nos dice que no podía tratarse de la misma persona porque habría tenido más de 250 años.

Concierto con marcha infausta

En 1987, en Moosbrum ciudad de Austria, durante un concierto, su director Johann Kolominn tuvo un ataque cardíaco en el escenario, muriendo de forma instantánea. Mientras ocurrió el penoso suceso la orquesta tocaba la marcha de Klevenhuller. Al año siguiente, el nuevo director Franz Gessner, en uno de los conciertos decidió incluir otra vez la marcha en el programa como homenaje a su predecesor. Durante la función, el público observó con horror como Gessner se desplomaba súbitamente. Había sufrido un ataque cardíaco fulminante y estaba muerto.

Franz Richter y Franz Richter

Franz Richter de 19 años nacido en Suecia, fue un joven voluntario enrolado en el Cuerpo de Transporte austríaco durante la Primera Guerra Mundial. Un día fue internado en el hospital aquejado de neumonía. En ese mismo hospital se hallaba internado otro paciente del Cuerpo de Transporte llamado también Franz Richter, de 19 años y también aquejado de neumonía.

La profecía de la placa del coche

El coche del archiduque Francisco Fernando, dentro del cual fue asesinado, tenía una placa de licencia vehicular que decía “A III118?. La Primera Guerra Mundial, que se suscitó tras el asesinato de Francisco Fernando, terminó con el Armisticio firmado el 11 de noviembre de 1918: 11-11-18.

Una señora con suerte

La camarera Violet Jessop iba a bordo del barco RMS Olympic cuando éste chocó contra el HMS Hawke. También iba a bordo del famoso Titanic cuando éste chocó contra un iceberg y a bordo del HMHS Britannic cuando fue hundido por una mina. Violet se salvó milagrosamente de los tres hundimientos de barco más importantes del siglo XX. ¿Increíble no?

Doble disfraz

Durante la Primera Guerra Mundial, los británicos convirtieron al barco RMS Carmania en un buque de guerra. Luego lo disfrazaron como si fuera el barco de pasajeros alemán SMS Cap Trafalgar. El 14 de septiembre de 1914, el buque hundió un barco alemán cerca de las costas de Brasil. El barco hundido era el SMS Trafalgar real, que los alemanes habían disfrazado para que se pareciera al RMS Carmania…

La Paloma 167

Un joven llamado Brady, acostumbraba a cuidar de las palomas que vivían cerca de su casa. Cierta vez, encontró a una paloma herida; la curó, alimentó y colocó en la pata derecha una etiqueta con el número 167. Al invierno siguiente, Brady debió ser operado de emergencia. Mientras se recuperaba, en un hospital lejos de su casa, escuchó algo golpeando la ventana. Pidió a la enfermera que abriese… una paloma entró volando al cuarto y se posó en el pecho del joven.
En la pata derecha tenía una etiqueta con el número 167. ¡Asombroso!

La maldición del rayo

Llegamos al final del conteo de esta semana con una historia realmente increíble. Parece que toda una familia estaba maldita o solo fue una mera coincidencia, puesto que tres de sus hombres, de diferentes generaciones, murieron de la misma manera y en el mismo lugar. La historia comenzó así: en 1899, un rayo mató a un hombre que estaba parado en su jardín trasero en Taranto, Italia. La vida siguió, pero 30 años después su hijo fue muerto de la misma manera en el mismo lugar. Un rayo acabó con su vida. Pero, no todo terminó ahí, el 8 de octubre de 1948, Rolla Primarda, el nieto de la primera víctima e hijo de la segunda, pasó a ser el tercero en la lista. Murió de la misma manera: por un rayo…

¿Qué creen ustedes acerca de estas coincidencias asombrosas? ¿Son producto de una gran casualidad o el resultado colosal de una serie de causalidades? La semana próxima le contamos mas historias con coincidencias asombrosas…

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *