Home Editoriales Como la vida misma…
0

Como la vida misma…

0
0
Tab Machado
Tab Machado

La vida siempre nos ofrece dos caras bien opuestas que son el anverso y el reverso de una moneda echada al aire y que, al caer, decide nuestro destino y marca nuestras vidas. A veces la moneda nos muestra el lado que elegimos y ganamos, mientras que otras veces cae en el reverso y nos toca perder. El gran tema es sacar beneficio de ambas situaciones, cuando se gana disfrutar y cuando se pierde sacar provecho de la mala experiencia para no repetirla.

Digo esto porque desde hace varios meses escucho muchísimas historias de latinos que llegan a este país en busca del ya mítico sueño americano y acá lo que encuentran es el reverso de la moneda. Es decir que llegan a este país llenos de sueños, esperando concretar todos sus anhelos y luego de mucho batallar se dan cuenta que la meta está mucho mas allá de donde pensaron encontrarla, por lo que prefieren volver a sus países de origen e intentar rearmar, nuevamente, su vida allí.

De las experiencias contadas surgen dos tipos de historias bien definidas, que muestran claramente cuales son los orígenes y las motivaciones por las cuales estas personas se embarcaron en una aventura semejante y el porque de la decisión de volver a sus países sin cumplir el sueño americano.

Unos dicen que fueron motivados por amigos que, estando en este país, volvían a sus pueblos de origen con mucho dinero para gastar en sus vacaciones contando que acá, con cualquier empleo, se podía conseguir el sueño americano y dinero suficiente para despilfarrar a gusto. Deslumbrados por tanta facilidad para poder concretar los éxitos, estas personas dejaron atrás familias, trabajos y amigos, en pos del oropel que los esperaba allende fronteras pero, al llegar acá, prontamente descubrieron que la verdadera meta estaba mucho mas lejos de lo que les habían hecho creer y que el dinero no era tan fácil de ganar como se los habían contado. El desencanto y la desilusión obraron en sus vidas como motivadores de igual o mayor magnitud que aquellos que los habían incitado a venir, por lo que prefirieron volver a sus lugares de origen y reencontrarse con los suyos.

Otros dicen que al venir pensaron poder desarrollar más rápidamente sus profesiones, pero al llegar acá encontraron el obstáculo de revalidar sus títulos, por lo que tuvieron que comenzar en trabajos mucho menos remunerado y de escaso interés, por lo que también prefirieron volver a sus países y seguir con sus carreras allí.

Son caras de la moneda, anverso y reverso de este mundo tan lleno de oportunidades como de dificultades. Unos encuentran la ansiada llave del éxito y coronan con éxito el sueño americano, mientras otros viven la antítesis de la historia y descubren con dolor que detrás del arco iris no estaba el tesoro prometido. Sin dudas que ambas caras de la historia son, como la vida misma…

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *