Home Editoriales Como la vida misma…
0

Como la vida misma…

0
0
Tab Machado
Tab Machado

Agosto y septiembre son meses en que la emoción le gana al raciocinio, los recuerdos al corazón y la nostalgia al espíritu…Es que, con eventos como Jalisco en Illinois, Sabor de México, HispanoFest, el Desayuno de los Pioneros Hispanos, las festividades por la Independencia de México y el mes de la Hispanidad, el corazón se encoje y estruja al recordar nuestras raíces y nuestra cultura… Los colores, la música  y las tradiciones se mezclan con los  sentimientos y dan paso a los recuerdos que galopan como caballos desbocados por nuestra mente y espíritu…

Un pintor post modernista definió una vez a la vida según su profesión y dijo que la existencia del ser humano se nutre de diferentes matices y pinceladas y vaya si es verdad… es que la vida es eso, pinceladas de tristezas y alegrías, matizadas de diferentes colores y expresiones, que reflejan el cuadro de la existencia humana lleno de intensos sentimientos, que se entremezclan y forman en su conjunto la maraña de sensaciones que nos propone la intensa y fascinante vida del hombre…

Así es la vida para quienes un día dejaron sus lugares de origen y se aventuraron más allá de las fronteras físicas y del alma… Así es el diario vivir del ser humano en general y de la comunidad latina del país en particular… no todo es malo…aunque tampoco  todo es bueno, no todas son tristezas, ni son todas alegrías  y quien pretenda ver solo lo positivo o lo negativo estará viendo, en realidad, la mitad de la historia… así es la vida y debemos de vivirla, con todo lo que nos propone y con todo lo que nos da, sea positivo o negativo…Es esa ambivalencia, justamente, que hace de la existencia un verdadero juego fascinante, del que todos participamos y nadie se puede sustraer a él.

Dentro de esa policromía de matices y sentimientos algunos tienen suerte y pueden llevar mejor su cruz, pero otros tienen que lidiar con costales muy grandes en sus espaldas y la vida se vuelve un eterno duelo, del que parece que nunca se va a salir de él.

Basta con pensar en aquellos inmigrantes que han dejado familias y pertenencias lejos, aventurándose a un destino incierto, con el único propósito de compensar, con mejoras económicas, el gran vacío que generará su desarraigo…

Uno deja inexorablemente de ser de allá, pero nunca es de aquí, uno envía remesas económicas y hace que sus personas queridas estén mejor financieramente, pero siente que cada día pierde algo que nunca lo va a recuperar…

Se conforma con el amor a distancia, vía telefónica, por carta o correo electrónico, que cada vez tienen menos frecuencia y nada que contar, porque las realidades son diferentes… muy diferentes…  La economía mejora con respecto a lo que vivía en su lugar de origen, cada vez son más las comodidades, las regalías y las bonanzas, sin embargo uno no puede olvidar a su gente, su pueblo y su tierra… uno quisiera estar allá, pero vivir como aquí… uno quisiera estar aquí pero tener lo de allá…es que la vida es eso, como dijimos al inicio, pinceladas de tristezas y alegrías, matizadas de diferentes colores y expresiones, que reflejan el cuadro de la existencia humana lleno de intensos sentimientos, que se entremezclan y forman en su conjunto, la maraña de sensaciones que nos propone la intensa y fascinante vida del hombre…

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *