Home Editoriales Con libertad…
Con libertad…
0

Con libertad…

0
0
Carlos Rojas
Carlos Rojas

Hay una canción que empieza diciendo: “pensar que todo tengo  y nada puedo yo tener, porque lo tengo todo…pero me faltas tú”… Realmente todo es muy sencillo pero hemos descubierto que complicarnos la vida nos complace mas y hasta hemos pensado y muchas veces comprobado, que entre más trabajo cueste el logro alcanzado, mas lo voy a disfrutar… ¿usted que cree ?

Si cada día nos detuviésemos a meditar, tan solo cinco minutos sobre nuestras  acciones u obras,  descubriríamos  la puerta que nos llevaría a la autentica libertad. Si lo queremos lo podemos lograr  solamente conociéndonos y viendo lo que somos interiormente.

Tengo un amigo que siempre me invitó a ser libre… cuando me encontraba me decía cómo es posible que para desempeñar tu trabajo tengas que madrugar tanto y siempre insistió en que yo tenía que liberarme económicamente. El decía concretamente que yo debía, como muchos de nosotros, de gozar de libertad financiera… He vivido ya muuuuchos años y no he logrado entender que es una libertad, a pesar que gozo de una bendita libertad y que seguramente usted también…

La palabra libertad es fascinante, sin embargo no se tiene verdadera comprensión sobre la misma… no es posible encontrar  a una docena de personas que definan la  palabra en la misma forma y del mismo modo… Cada quien tiene sobre este término ideas y opiniones diferentes. Al plantearse la  cuestión libertad seguro que en cada mente existe  incoherencia, vaguedad e incongruencia… Aquí voy con un atrevimiento: creo que ni siquiera  Emmanuel Kant, autor de la ‘critica de la razón pura’ y de la “critica de la razón práctica” jamás analizó esta palabra
para darle el sentido exacto.

Libertad, bello termino, hermosa palabra… ¡cuántos crímenes se han cometido en su nombre! Sin duda que la palabra libertad ha hipnotizado a las muchedumbres, las montañas y los valles, los ríos y los mares se han teñido de sangre al conjuro de su magia…

Cuantas banderas, cuánta  sangre y cuantos héroes han sucedido en el curso de la historia  en aras de alcanzar la libertad… y ¿qué ha pasado con nosotros, después de pagar este alto precio, después de toda independencia lograda con grandes sacrificios? Continúa la esclavitud dentro de cada persona… Diría el preguntón: ¿Quien ha logrado la famosa libertad?  ¿Cuántos?

Aquí algo crudo pero real: el adolescente anhela libertad  aun  teniendo abrigo, pan y refugio. Quiere huir de la casa de sus padres  dizque en busca de  libertad… Es incongruente que ese jovencito teniendo todas las comodidades en casa se quiera ir de ella, alejarse de su confort  fascinado por el término  libertad. Es extraño que teniéndolo todo quiera irse, perder lo que tiene, para viajar por esas tierras del mundo y sumergirse en el dolor. El desventurado, el mendigo, el paria, ese tendría  razón para huir de su pobreza en busca de algo mejor….pero el joven como va a huir teniéndolo todo, esto es  inaceptable, pero es así porque la palabra libertad  fascina y hechiza aunque nadie sepa definirla en forma precisa…

La chica de la casa  también quiere libertad un derecho justo y también, desea casarse para escapar del hogar y vivir una vida mejor. Resulta en parte lógico, porque tiene derecho a ser madre, sin embargo ya en su vida de esposa, encuentra que no es libre y con resignación seguirá cargando las cadenas de la esclavitud…  Y hay mas, por ejemplo el empleado, cansado de tantos reglamentos también busca su libertad y si la consigue se encuentra con el problema de que continúa sin ser libre por sus propios intereses y preocupaciones…

Podemos darnos cuenta que cada vez que luchamos por la libertad nos encontramos con otras barreras a pesar de nuestras grandes victorias… La libertad es algo que hay que conseguir dentro, nadie  puede lograrla fuera de sí mismo. Podríamos concluir que esto es muy difícil, pero no lo es: en tanto la conciencia, lo más digno y decente que tenemos en nuestro interior, siga encerrada en sí mismo, en mí mismo, en yo mismo, en mis apetencias y temores, en mis deseos y pasiones, en mis preocupaciones y violencias, \ seguiremos en formal prisión ricos y pobres, creyentes y descreídos. Muchos se consideran libres pero no lo están….todos están formalmente presos…

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *