Home Tema Central ¿Cuál es tu peor pesadilla?
0

¿Cuál es tu peor pesadilla?

0
0

Casi todo el mundo tiene pesadillas, tanto adultos como niños y a veces el mal sueño es tan vivido que produce temor, miedo y ansiedad… ¿Cuál es tu peor pesadilla?

Una pesadilla es un mal sueño y puede hacerte sentir miedo, ansiedad o desconcierto, pero las pesadillas no son reales ni pueden hacerte daño.

La pesadilla es una parasomnia relacionada con el sueño MOR. El término movimientos oculares rápidos (en español MOR y en inglés REM, de rapid eye movements) describe la fase del sueño durante la cual se presenta la mayor frecuencia e intensidad de las llamadas ensoñaciones (sueños, las escenas oníricas). Durante esta fase los ojos se mueven rápidamente y la actividad de las neuronas del cerebro se asemeja a la de cuando se está despierto, por lo que también se le llama sueño paradójico.

La persona que duerme y tiene un sueño caracterizado por el miedo y la ansiedad que puede llegar a despertarle, sufre de pesadillas. Las pesadillas llegan a ser consideradas un trastorno del sueño cuando por su frecuencia e intensidad interfieren con la actividad cotidiana de la persona. Las pesadillas tienen lugar durante períodos de sueño con movimientos oculares rápidos y durante esta fase el sujeto permanece inmóvil mientras duerme. Son más frecuentes en la segunda mitad de la noche.

También puede presentarse en la fase II del sueño. En este caso es posible que se acompañen de movimientos mioclónicos. No deben confundirse las pesadillas con los Terrores Nocturnos que aparecen en las fases III y IV del sueño. Las pesadillas son más frecuentes entre los 4 y 12 años, y suelen disminuir según avanza la edad, pero todas las sufrimos en mayor o menor medida. En ocasiones puede presentarse acompañadas de sensación de opresión en el pecho y dificultad para respirar.

Hasta cerca del siglo XVIII, las pesadillas eran a menudo consideradas obras de monstruos, los cuales se creía que se sentaban sobre el pecho de los durmientes, oprimiéndolo con su peso, lo que originó el nombre de pesadilla (nombre derivado de peso). Varias formas de magia y posesión espiritual también se consideraban causas.

En la Europa del siglo XIX y hasta bien entrado el siglo XX se creía que las pesadillas eran causadas por problemas digestivos.

Actualmente se sabe que las pesadillas son provocadas por causas fisiológicas, tales como fiebre elevada o por causas psicológicas, tales como un trauma psíquico inusual o estrés en la vida del durmiente. Los movimientos corporales ocasionales en las pesadillas pueden servir para despertar al durmiente, ayudando a evitar la sensación de miedo, que es uno de los componentes de las pesadillas.

Cuando tenemos una pesadilla, nos levantamos agradeciendo que sólo fuera un sueño, porque en el estado en que nos encontrábamos enfrentábamos situaciones de angustia. Puede ser referida a la muerte, como uno de los temas principales o que nos persiguen para hacernos daño, nos caemos, tenemos accidentes o que las personas que queremos están en peligro. Los temores que sentimos durante el día, conscientes o no, pueden provocar terror en la noche.

En general, las pesadillas frecuentes se tienen en épocas en que se está lleno de conflictos o problemas. Delatan que la persona está pasando por un período de temor, confusión, miedo y conflictos. Se debe tomar conciencia y asumir el control de las riendas de la vida, para que de esta forma la ansiedad interna disminuya.

Si resulta que usted está bien en su vida diaria diurna y tiene pesadillas, puede que tengan un significado y le sugieren que debe estar alerta porque algunos autores piensan que estas pesadillas son presagios, sueños de advertencia.

Las pesadillas más comunes y sus causas

Un estudio realizado por científicos alemanes demostró que existen diferencias entre las pesadillas que sufren hombres y mujeres y que éstas tienen poco que ver con las situaciones que viven en la realidad.

La investigación fue llevada a cabo por el doctor Michael Shredl de la Asociación Internacional para el Estudio de los Sueños. En sus grupos de observación, compuestos por una muestra de 2 mil personas, logró detectar que los sueños con violencia o que tienen que ver con la pérdida de trabajo son más comunes en hombres. En cambio, los que tienen que ver con acoso sexual y muerte de seres queridos lo son en mujeres.

En el sexo femenino también son comunes los sueños que tienen que ver con la pérdida del atractivo físico como la caída del cabello o de los dientes.

La investigación también dio a conocer que los temas más recurrentes en las pesadillas de las personas sin importar su género son: el fracaso personal, sentirse perseguido, paralizarse del cuerpo, llegar tarde y la muerte de un ser querido.

Como se pueden controlar y curar las pesadillas recurrentes

Hay varias medidas que uno puede adoptar para evitar tener pesadillas. Aquí detallamos las que aconsejan algunos expertos:

Evitar el consumo de alcohol antes de dormir. Aunque algunas personas creen que el consumo de alcohol les ayudará dormir mejor, no es así. Tal se duerman antes, pero a las pocas horas en cuanto su cuerpo ha conseguido eliminar el alcohol de su sangre, el efecto sedante del alcohol desaparece lo que puede provocar que se despierta o bien que sufra una alteración en el sueño y una pesadilla.

Evitar el consumo de estimulantes antes de dormir. El café, té, un refresco energético… pueden actuar sobre su metabolismo e incrementar su nerviosismo y ansiedad, haciéndole más vulnerable ante la posibilidad de sufrir una pesadilla

Si duerme en una casa donde se escuchan ruidos, bien por el sistema eléctrico de la casa, bien por ruidos del exterior, póngase tapones en los oídos para comprobar si estos ruidos provocan un cambio brusco en el estado de sueño que le lleva a sufrir pesadillas

Intentar escribir toda su pesadilla sobre papel, luego leerlo en voz alta a otra persona y luego romper el papel en pedacitos y tíralo. Tal vez tenga un efecto terapéutico que llegue a su subconsciente

Probar la técnica “Lucid Dreaming” (sueños lucidos), promovido sobre todo por el experto en sueños Dr. Keath Hearne. Este experto dice que hay que enseñar a las víctimas de pesadillas cómo lograr convertir a su pesadilla en un sueño lucido, es decir un sueño en el que la persona se da cuenta de que su sueño es precisamente esto, algo irreal y por tanto no debe asustarse. El siguiente paso es controlar los acontecimientos desde el propio sueño, como si fuese el director de una película.

Es necesario tener un pensamiento positivo antes de dormir. Es importante dejar las preocupaciones de lado y tomar un baño relajante cuando se esté estresado. El sueño presupone un estado de relajación. Un organismo exitado es incapaz de relajarse. Cuando una persona sufre un trauma, en los sueños se le repite muchas veces en forma de pesadillas recurrentes y cuando una pesadilla se repite, quiere decir que no se ha encontrado solución a los conflictos relacionados con el sueño en la vida real.

Aleje el estrés de su vida, sobre todo en la noche y podrá disfrutar de sueños placenteros.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *