Home Editoriales Cuando las cosas y los casos suceden
0

Cuando las cosas y los casos suceden

0
0

 

Carlos Rojas

Cuando las cosas y casos suceden, siempre hay un porqué. Una madrugada, observando el infinito, el todo y el nada, pude sentir la magnificencia del creador de todo lo que estaba viendo en lo que conocemos como cielo y pensaba en los mayas de que el mundo nos hemos preguntado ¿donde están? ¿A dónde se fueron? como es que hicieron tantas  cosas de manera cósmica y matemáticamente asombrosas…

Eso quiere decir que el hombre puede  alcanzar grandes logros, solo tenemos que preguntar, investigar, tenemos que poner a trabajar lo que se nos ha dado y que no usamos y sabemos que se llama cerebro.

El hombre ha inventado tantas teorías que desaparecen de un día para otro y en ellas afirma cosas que nunca ha visto y si está mintiendo en esa forma, entonces no podemos darle ningún crédito, por lo tanto tenemos que apelar a la sabiduría de los antiguos.

Aquí va esto: si la raza humana se ha desenvuelto en otras dimensiones eso es un imposible para la ciencia materialista, pero es una realidad para los Gnósticos.

Si los antiguos sabios podían hablar del Plesiosauro y podían mencionar a distintas bestias de la época, los reptiles primitivos y aun más del período carbonífero, sin saber Paleontología y sin tener esas jergas en la cabeza, es porque poseían facultades extraordinarias que también tenemos nosotros y pueden ser desarrolladas porque residen en nuestro cerebro.

Muchas veces nos reunimos, así como usted, con amigos y conocidos y se habla de tantas cosas: de la economía, de la migración, del trabajo, del futbol, de la religión, de la política y hasta del origen de la humanidad y todo eso se vale…

Hace días escuchaba una conferencia que me pareció muy buena y hablaban sobre el origen del hombre y créame que es buen tema y buen cuestionamiento… ¿Cual es el origen de la humanidad, de la tierra, de las razas, de la naturaleza, de todo lo que ha sido, es y será?

Sobre estas interrogantes tenemos que reflexionar. Que nos dicen los Nahoas sobre el  Omeyocan se preguntarán algunos. ¿Qué es el Omeyocan? Se dice que en el Omeyocan solo hay viento y tinieblas, así lo afirman los Nahoas, también llaman Omeyocan al viento y a las tinieblas, Yoalli Ehecatl.  Esto es muy nuestro.

Una vez escuchaba hablar de lo que es la materia en sí misma y alguien dijo que podía ser destruida la forma, pero como substancia la materia continuaba en otras dimensiones y que, al fin, la tierra substancia o la tierra germen era depositada en el espacio profundo del universo, en la dimensión cero desconocida. La semilla quedaría depositada en la profundidad del espacio infinito, ahí aguardando la hora de una nueva manifestación cósmica.

Recordemos así que cuando un árbol muere queda su semilla y en ella existen todas posibilidades para que se desarrolle un nuevo árbol por eso, cuando un mundo muere,  queda una semilla o materia homogénea, insípida, insubstancial, incolora, inodora, depositada en el seno de la eterna madre del  Espacio. Esa semilla, en relación al Uno es Dos, no debemos olvidar nunca que para ser Uno se necesita ser Dos y el Uno se siente  Dos…

Esta tierra caótica, primigenia, es germen del mundo depositado entre la madre Espacio, es el Omeyocan, un verdadero paraíso que durante el tiempo de inactividad vibra con felicidad.

Ya comentamos que al  Yoalli Ehecatl también se llama Omeyocan debido al viento y a las tinieblas y porque Ehecatl es el Dios del Movimiento cósmico, el Dios del viento…

Yoalli Ehecatl, el gran movimiento cósmico del Omeyocan, es el lugar en donde reina la autentica felicidad del mundo y la dicha inagotable profunda… Ya hablaremos de las noches y los días cósmicos, por hoy solo decirles gracias por leer ULTIMAS NOTICIAS y desearles mucha salud… diciéndoles que así es cuando las cosas y los casos suceden.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *