Home Editoriales Cuando no hay papeles…No claudiques
Cuando no hay papeles…No claudiques
0

Cuando no hay papeles…No claudiques

0
0
Carlos Rojas
Carlos Rojas

Este es el ejemplo de lucha y de valor con determinación, cuando sabes lo que quieres y que nada te detendrá para lograrlo… en medio de la historia, una mujer.

Bendito sea Dios amado lector, seguimos juntos, gracias por seguirnos en Ultimas Noticias. Esta es una ejemplar historia que me encontré a nuestra valiente y ejemplar protagonista Julissa Arce una mujer (indocumentada) que decidió gritarle al mundo contando su historia para decirnos y  comprobar que si se puede…

Julissa  acaba de cumplir 32 años y ha rozado el cielo financiero de Wall Street,  pero hasta hace poco y en cualquier momento podía haber sido deportada de  Estados Unidos. Su situación comenta que no fue fácil por eso llena de orgullo ha dicho que, “quiero contar mi historia para que toda la gente no deje que un papel los limite, ni que las leyes les indiquen hasta donde pueden llegar. Quiero ayudar a cambiar la percepción que este país tiene de los inmigrantes”…

Perdió oportunidades laborales por no poder dejar el país y de haberlo hecho quizá ya no hubiese podido regresar, incluso cuando su padre estaba a punto de morir en su país tuvo que tomar la decisión de quedarse en Nueva York y no pudo despedirse de él…

Julissa Arce vivió en Taxco, Guerrero, México hasta los 11 años, cuando sus padres decidieron que se trasladarían con ellos a San Antonio (Texas) dejando su  pequeña ciudad conocida por sus minas de plata…

El tiempo avanzó y a los 14 años se le terminó el permiso de turista y fue cuando  el miedo la empezó a perseguir… “Un día mi madre me dijo que no podíamos ir a México porque mi visa había expirado y que no podría regresar a Estados Unidos. Y me pregunté, ¿qué significa eso?”.

Las mayores consecuencias de su nuevo estatus migratorio eran el no poder acceder a estudios superiores. Afortunadamente, una ley estatal recién aprobada le permitió ser aceptada en la Universidad de Texas, en Austin, donde su esfuerzo y ambición la seguían premiando con excelentes notas.

Para pagar sus estudios tenía un estante de churros que sus padres le habían heredado hasta que un día la construcción de un museo en San Antonio le obligó a cerrar el puesto de churros. Ahora sin papeles no podía trabajar y sin un empleo no podría seguir estudiando. Así que decidió comprar papeles, aumentando su temor a ser descubierta y no poder lograr sus sueños e ir a la cárcel…

A Dios gracias  fue seleccionada para trabajar en uno de los principales bancos de inversión y uno de los símbolos de Wall Street, Goldman Sachs, donde creció profesionalmente hasta tener grandes responsabilidades… Cuando no hay papeles… no claudiques, sigue adelante que si se puede… Gracias por leer Ultimas Noticias.

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *