Home Uncategorized Cuando termina el esfuerzo comienza el fracaso
0

Cuando termina el esfuerzo comienza el fracaso

0
0

Muchas veces la gente le atribuye sus desdichas a la suerte, al destino o a terceras personas, sin darse cuenta que lo que conspira contra uno mismo es su propio ser interior. La indolencia, desidia o pereza es un mal que se ha instalado en el ser humano y, quien no lucha contra ella, se verá inexorablemente arrastrado a la frustración y no concreción de sus logros…

La gente ya ha establecido ciertos subterfugios para amodorrar la mente y no realizar cosas que modifiquen su camino y su futuro. Por ejemplo escuchamos a diario decir: mi voto no decide… ¿Para que ir a votar? o, a esas reuniones ya va mucha gente… ¿En que va a influir mi presencia? También dicen: es muy lejos ¿para que voy a ir? , hay mucha nieve, no vale la pena salir, es un trabajo que seguramente no voy a conseguir… ¿para que perder el tiempo? o, estoy cómodo así… ¿para que intentar cambiar? … Podríamos llenar esta columna de excusas que a diario pone la gente para no superarse, para no crecer, para no ir un paso mas allá de lo que ya ha conquistado y seguramente nos quedaríamos cortos… lo peor es que, justamente, esas excusas son las que esgrimen plañideramente cuando ven que a los demás les va mejor y obtienen logros que ellos no consiguen por la falta de decisión y apatía.

Por eso, si te quejas de continuo de la suerte que tienes, si vez que los demás siempre van un paso mas adelante y tu solo pones excusas que entorpecen el camino, atrévete a mirar adelante y a cambiar el rumbo… La Madre Teresa de Calcuta decía que debemos tener siempre presente que, “la piel se arruga, el pelo se vuelve blanco, los días se convierten en años… pero lo importante no cambia: tu fuerza y tu convicción no tienen edad. Tu espíritu es el plumero de cualquier tela de araña. Detrás de cada línea de llegada, hay una de partida, detrás de cada logro, hay otro desafío.?Mientras estés vivo, siéntete vivo, si extrañas lo que hacías vuelve a hacerlo, no vivas de fotos amarillas…

Sigue aunque todos esperen que abandones. No dejes que se oxide el hierro que hay en ti. Haz que en vez de lástima, te tengan respeto.

Cuando por los años no puedas correr, trota. Cuando no puedas trotar, camina. Cuando no puedas caminar, usa el bastón… ¡Pero nunca te detengas!”.

¿Puede haber frases más inspiradoras que estas para dejar atrás las excusas? Solo recuerda que primero debes de lanzar tu corazón para saltar el obstáculo. Muchos desfallecen ante el obstáculo y ellos son aquellos que no han lanzado primero el corazón…

tags:

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *