Home Editoriales ¡Cuidado con el cocodrilo!
¡Cuidado con el cocodrilo!
0

¡Cuidado con el cocodrilo!

0
0
Tab Machado
Tab Machado

Sea cual sea la etapa de la vida que estés viviendo, vívela a pleno porque todas tienen su mérito y atractivo: la niñez es la época de los sueños y la inocencia, la juventud la de la pasión, el ímpetu, el arrojo y el brío, la edad adulta trae reflexión, juicio y autonomía y la ancianidad experiencia, sabiduría y prudencia.

Ojalá hubiera una fórmula mágica que nos permitiera mezclar finamente las virtudes mas resaltables de cada etapa para poder vivir con mayor plenitud nuestra existencia terrenal pero, sin embargo, tan solo el paso del tiempo es capaz de refinar (y no en todos los casos) las virtudes y pulir los defectos que cargamos a diario, para que la experiencia nos entregue al final del camino un cúmulo de sabiduría, comprensión y conocimiento que se lega de generación en generación.

Cuenta una historia que un viejo tenía un lago en su finca y, después de mucho tiempo, decidió ir a ver si estaba todo en orden por ese lugar. Tomó un cesto para aprovechar el paseo y traer unas frutas de los arboles que había en el camino… Al aproximarse al lago, escuchó voces animadas y luego vio un grupo de jóvenes bañándose que, al verlo, se fueron rápidamente a la parte más honda del lago y comenzaron a burlarse de él. Fue entonces cuando uno de ellos le gritó: “¡si quiere que nos vayamos de su finca venga a sacarnos!” Y los otros estallaron en una sonora carcajada.

El viejo los miró casi con compasión y sonriendo les respondió: “¡Yo no vengo hasta aquí para sacarlos del lago!” y, levantando el cesto prosiguió diciéndoles: “Estoy aquí tan solo para alimentar al cocodrilo”….

Muchas veces el entusiasmo, la inconsciencia, la pasión y el ímpetu de la juventud no bastan para imponerse a la astucia y sabiduría que te da la experiencia… Por eso, si te da miedo mirar el futuro y te genera incertidumbre el paso de los años, ten siempre en cuenta que el tiempo pasa igualmente para todos y que la mejor forma de vivir la vida (a cualquier edad) es imponerte retos personales, que debas superar, para sentir el estímulo de ir siempre un paso más allá de lo que creías que podías llegar. Vive la vida sin miedo, haz el bien sin mirar a quien, genera empatía con tu prójimo, date tiempo para escuchar a los demás y se pródigo en amor, ya que si eso siembras eso cosecharás al final del camino y sentirás que habrá valido la pena tu tránsito por la vida. De ti y solo de ti depende tu futuro, por eso disfruta el paso del tiempo con alegría y usufructúa las experiencias, para que nunca escuches la frase “¡cuidado con el cocodrilo!”,  dos o mas veces…

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *