De todo como en botica…

La frase popular “hay de todo, como en botica”, suele aplicarse cuando en determinado lugar, más bien referido a una tienda, no falta nada de lo necesario o se presume que reúne todos los productos o remedios que pueden ser ofertados. Es por eso que, en esta página, encontrará todo lo imaginable, como en esos almacenes de ramos generales de antaño…

 

Cuánto comer

Las recomendaciones de la OMS (Organización Mundial de la Salud) establecen un aporte calórico de 2000 a 2500 Kcal/día para un varón adulto y de 1500 a 2000 kcal/día para las mujeres. Se recomienda distribuir la ingesta de calorías a lo largo del día, realizando para ello las cuatro comidas principales y eventualmente pequeñas ingestas a media mañana y media tarde. La sugerencia por tanto es utilizar el 25% del aporte calórico en el desayuno; el 30% en el almuerzo, el 15% durante la merienda y el restante 30% a la hora de la cena.

 

Cómo adaptar recetas tradicionales al microondas

Lo más importante son los tiempos de cocción. Éstos deben reducirse a una cuarta parte. Por ejemplo: si la receta tradicional indica 30′, en microondas serán 7′ 30”. Generalmente todos los alimentos se cocinan tapados. Los líquidos de la receta tradicional deben reducirse a 1/4 parte.

Tener en cuenta que el microondas no dora ni gratina (a excepción de aquellos que cuentan con grill).

 

Cuatro alimentos para mejorar los niveles de colesterol

Si bien el colesterol alto puede ser hereditario, en la mayoría de los casos se debe a un estilo de vida poco saludable, por eso la alimentación es clave. Además, hacer actividad física regularmente también es importante para controlar el colesterol. Aquí cuatro alimentos que mejoran los niveles de colesterol: frutos secos (almendras, avellanas, maní, pecanas, algunos piñones, pistachos y nueces), semillas de chía, aguacate y pescado.

 

Lentejas, una opción saludable también en verano

Las lentejas son una gran fuente de nutrientes que favorecen al organismo e ideales para incluir también en la dieta de verano. En épocas de calor las lentejas se pueden consumir en ensaladas frías así como elaborar hamburguesas o milanesas a base de ellas, entre otras opciones. Son bajas en calorías por lo que resultan una opción saludable para la pérdida de peso ya que gracias a su alto contenido de fibra aportan sensación de saciedad. A su vez son muy nutritivas y aportan proteínas, hidratos de carbono, minerales, vitaminas y otros nutrientes importantes para el organismo.

 

El beneficio de la leche de almendras

Además de contener el 30% del calcio diario recomendado, la leche de almendras reduce el riesgo de diabetes, contiene grasas solo de las buenas como el ácido graso omega y contiene vitaminas tales como B, D, E y hierro. Se puede hacer en casa. Remojar 2 tazas de almendras durante la noche en agua. En una licuadora verter 2 y 1/2 tazas de agua y 1 cucharada de aceite de canola. Añadir las almendras y mezclar en punto rápido. Mantener la mezcla hasta que vea que las almendras se han deshecho bien y comienza a parecerse a la leche. Agregar miel y batir un poco más. Añadir 1 taza de agua si desea una consistencia más ligera. En una jarra verter a través de un colador de rejilla finita la leche procesada para separar los trozos de almendras de la leche. Poner en heladera 2 horas y listo.

 

Receta del día: Potaje de vigilia para semana santa

Ingredientes: 100 gramos de bacalao, 100 gramos de hojas de espinaca, 1 diente de ajo fileteado, aceite de oliva, pimentón dulce, 300 gramos de garbanzos cocidos, 2 cucharadas de salsa de tomate, sal y pimienta al gusto.

Preparación: Primero, hay que poner 100 gramos de bacalao a desalar durante 24 horas, cambiando el agua, al menos, cada ocho horas. Se saca el bacalao del agua, se quitan la piel y las espinas, se seca y desmiga. Se lavan 100 gramos de hojas de espinacas frescas, se escurren y trocean. Se pone una cazuela al fuego con un par de cucharadas de aceite de oliva y un diente de ajo fileteado. Se sofríen las láminas de ajo y, antes de que doren, se agrega una pizca de pimentón, 300 gramos de garbanzos cocidos y las espinacas. Se cubre con agua y se deja que estos ingredientes se cocinen durante 10 minutos. A continuación, se añade el bacalao troceado, se vierten dos cucharadas de salsa de tomate casero y se deja cocer durante unos 10 minutos todo junto. Se pone a punto de sal y se sirve caliente con un poco de huevo cocido por encima.

Leave a Comment