Home Entretenimiento Botica De todo como en botica… Como descongelar un pollo rápidamente
De todo como en botica…  Como descongelar un pollo rápidamente
0

De todo como en botica… Como descongelar un pollo rápidamente

0
0

La frase popular “hay de todo, como en botica”, suele aplicarse cuando en determinado lugar, más bien referido a una tienda, no falta nada de lo necesario o se presume que reúne todos los productos o remedios que pueden ser ofertados. Es por eso que, en esta página, encontrará todo lo imaginable, como en esos almacenes de ramos generales de antaño…

 

Como descongelar un pollo rápidamente

Si tienes que descongelar el pollo pero no dispones de mucho tiempo y quieres acelerar el proceso, esto es lo que debes hacer: consigue un bol que sea lo suficientemente grande para que quepan las partes del pollo que deseas descongelar. Llénalo de agua fría, añádele una cucharadita de sal e introduce la carne en su interior. Para poder descongelar el pollo en el menor tiempo posible, será importante que el agua lo cubra por completo. Si medio litro no es suficiente, puedes añadir un poco más. Deja el pollo sumergido en esta mezcla de agua y sal y, cuando se haya descongelado, cocínalo elaborando las recetas que más te gusten.

 

Té verde para la memoria

El té verde por sus propiedades antioxidantes evita que la memoria se deteriore y, además, proporciona todo lo necesario para ayudar a fortalecerla. Este batido basado en las propiedades antioxidantes del té verde y de los arándanos así como el poder energizante del ginseng  proporciona lo necesario para la memoria.

Para elaborar una taza de té verde, calentar pero no hervir el agua y luego dejarlo reposar unos minutos hasta que se enfríe. Poner en la batidora los arándanos y una pizca de ginseng junto con el té verde ya frío. Mezclarlo bien y servirlo en una taza.

Puede consumirlo a cualquier hora del día especialmente por las mañanas para que note el efecto a lo largo del día.

 

Quitar el pegamento de la ropa

Aunque quitar el pegamento de la ropa pueda parecer una complicada labor, es posible eliminarlo por completo de nuestras prendas recurriendo a la utilización de ingredientes como el vinagre y la acetona, dos productos que suelen estar presentes en cualquier hogar y que te serán de gran ayuda.

Para quitar el pegamento de la ropa empapa un algodón con acetona y, antes de extender el producto sobre la mancha de pegamento, aplica el quitaesmalte sobre una pequeña zona de la prenda que no sea muy visible. De este modo, comprobarás si la acetona causa daños en el tejido, ya que este producto puede resultar poco apropiado en las telas demasiado delicadas.

Si la acetona no ha dañado la ropa extenderla sobre las manchas de pegamento con la ayuda del algodón.

De este modo, retirará buena parte del pegamento, ya que la acetona ayudará a disolverlo.

Dejar que el producto repose sobre las manchas durante unos 10 o 15 minutos. Transcurrido ese tiempo, repasar la mancha con un cepillo de dientes para eliminarla por completo.

Si quedan restos del pegamento, mezclar vinagre blanco con agua, mojar un trapo en el líquido y usarlo para frotar la mancha y quitar los restos del pegamento de la ropa.

Luego introducir la prenda en la lavadora y lavarla usando los productos de se emplean de forma habitual.

Cómo elaborar jabón líquido artesanal

Una forma ecológica y económica de elaborar jabón líquido consiste en aprovechar los restos de las pastillas de jabón de tocador. Para ello solo se necesita un litro de agua destilada, una taza de restos de jabón y una cucharada de glicerina pura. A estos ingredientes básicos se pueden añadir unas gotas de aceite aromático, colorante o un aditivo espumoso.

El primer paso es verter el agua en un recipiente de barro o cristal (se deben evitar los recipientes metálicos) y se coloca el mismo sobre una cazuela con agua. A continuación, se añaden los restos de jabón troceados o rallados y se pone al baño María.

Esta mezcla se remueve de forma constante con una cuchara de madera, para que el jabón se diluya y quede una masa homogénea. Una vez disuelto, se retira el recipiente del fuego y se añaden la glicerina y el colorante elegido. Tras mezclar bien con el resto de ingredientes, se añade el aceite aromático. Se mezcla de nuevo y se deja enfriar.

Para su envasado y conservación, la mejor opción es utilizar una botella con dosificador, que facilite su posterior uso. Es conveniente colocar una etiqueta en el envase e indicar en ella el tipo de producto y su fecha de elaboración y caducidad, que en general es de seis meses.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *