Destinarán jueces y fiscales por la caravana migrante

Varios integrantes de la caravana conocida como Viacrucis Migrante 2018 están llegando a la frontera Sur.

Varios integrantes de la caravana conocida como ‘Viacrucis Migrante 2018’ y cuyo lema es ‘Todos Somos Americanos de Nacimiento” están llegando a la frontera Sur, mientras otros se encuentran a pocos días de distancia. Según informes los integrantes de la caravana planean entregarse a las autoridades estadounidenses y pedir asilo.

Ante esto el gobierno ha anunciado esta semana que llevará ante la Justicia a todos los inmigrantes que entren de manera ilegal en el país, incluidos los centroamericanos que llegaron la semana pasada a California, como parte de una caravana. “El presidente está vigilando la situación. Una nación soberana que no puede defender su frontera no será una nación soberana durante mucho más”, declaró la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders.

A su vez el Fiscal General, Jeff Sessions, ordenó esta semana destinar a fiscales y jueces para que asuman con rapidez los casos de los inmigrantes que lleguen al país con la caravana migratoria. “He ordenado a nuestros fiscales en la frontera que tomen medidas inmediatas para asegurar que tenemos suficientes fiscales disponibles. También he ordenado que destinemos a los jueces de inmigración necesarios para los casos que puedan surgir de la caravana”, señaló en un comunicado Sessions.

El fiscal general advirtió, asimismo, que “no hay derecho a pedir entrada sin justificación” y que “aquellos que mientan o cometan fraude serán procesados con todo el rigor de la ley”.

Los jueces y fiscales estarán encargados de tramitar las detenciones y expulsiones de los inmigrantes, un proceso que normalmente puede tardar años, tiempo en el que los inmigrantes suelen estar autorizados a trabajar en Estados Unidos.

Dos caravanas similares a la actual se movilizaron en 2017 con mucha menos gente y muchos de sus casos aún no han sido resueltos por las autoridades de inmigración. De las 200 personas que se movilizaron en ese entonces, solo a tres se les ha dado asilo en Estados Unidos hasta el momento, mientras que los casos de muchos otros aún están en el sistema judicial o esperando decisiones.

El asilo es un estado de protección que les permite a las personas que huyen de alguna persecución vivir legalmente en otro país, pero no es algo fácil de obtener. Para calificar a este beneficio en Estados Unidos, los solicitantes deben probar que han sido víctimas de persecución en el pasado o tener una razón muy bien argumentada para afirmar que temen ser perseguidos debido a su raza, religión, origen nacional, opinión política o pertenencia a un grupo social en particular.

El Presidente Donald Trump había ordenado días pasados el despliegue en la frontera de la Guardia Nacional, un cuerpo de reserva de las Fuerzas Armadas que actualmente tiene a unos 900 efectivos en la zona limítrofe, según datos de la Patrulla Fronteriza.

 

 

 

 

Leave a Comment