Día Mundial de la tierra: Un aniversario para reflexionar…

Se celebra el Día de la Tierra, un aniversario para reflexionar profundamente que queremos hacer con nuestra única casa…

El 22 de abril de 1970, 20 millones de personas por todos los Estados Unidos celebraron el primer Día del Planeta Tierra. Era una época en la cual las ciudades estaban enterradas bajo su propio smog y los ríos contaminados se encendían en llamas. En la actualidad, el Día del Planeta Tierra se celebra anualmente por todo el globo. Mediante los esfuerzos combinados del Gobierno Federal, las organizaciones de base comunitarias y ciudadanos, lo que comenzó como un día de reconocimiento ambiental nacional ha evolucionado hacia una campaña de escala mundial para proteger nuestro medio ambiente global.
En aquel entonces el Senador de Wisconsin, Gaylord Nelson, fue el precursor de la primera protesta medioambiental importante en Estados Unidos. El objetivo: movilizar y forzar a los políticos a que incluyeran en la agenda política esta problemática. Este hecho suscitó el interés entre los estudiantes por el medioambiente y los animó a desarrollar proyectos de sensibilización en sus comunidades. “Fue sólo una apuesta, pero funcionó”, dijo Nelson en aquel entonces.
En 1972 se celebró la primera conferencia internacional sobre el medio ambiente: la Conferencia de Estocolmo, cuyo objetivo fue sensibilizar a los líderes mundiales sobre la magnitud de los problemas ambientales y que se instituyeran las políticas necesarias para erradicarlos.
El Día de la Tierra es una fiesta que pertenece a la gente y no está regulada por una sola entidad u organismo; tampoco está relacionado con reivindicaciones políticas, nacionales, religiosas, ideológicas ni raciales. En el Día de la Tierra se reflexiona sobre la importancia del vital líquido que es indispensable para la vida del ser humano como lo es el agua, ya que de toda el agua que existe en el planeta tan solo el 2% es bebible.
El Día de la Tierra apunta también a la toma de conciencia de los recursos naturales del planeta y su manejo, a la educación ambiental y a la participación como ciudadanos ambientalmente conscientes y responsables.
Los grandes males del planeta
La base del deterioro que sufre la tierra está centrada básicamente en tres puntos: el desorden global, uno de cuyos efectos es el cambio climático, que consiste en el cambio de las reglas que organizan el mundo vivo y amenaza las condiciones de vida, a las cuales la especie humana está adaptada. En segundo lugar, un proceso de pérdida de biodiversidad, que es la red de relaciones y servicios que prestan los ecosistemas para que podamos vivir y que también se está deteriorando. Y, por último, la crisis energética.
A estos tres graves problemas, se unirían los múltiples procesos de contaminación, la amenaza del desorden nuclear y la contaminación química. Todo ello significa, al decir de los expertos, que nuestro planeta se encuentra en un momento muy delicado y que necesita de un cambio de actitud por parte de todos.
Ahorre energía: reducir nuestro consumo de energía se traduce en un ahorro para la economía familiar o personal y contribuye a disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera, principal causa del cambio climático.
Por eso, siempre que sea posible, hay que aprovechar la iluminación del sol que es natural, gratuita y no contamina. Utilizar colores claros en las paredes y los techos, así aprovechará mejor la iluminación natural. No dejar luces encendidas en habitaciones vacías. Utilizar focos fluorescentes compactos. Los focos comunes (“incandescentes”) sólo convierten en luz un 5% de la energía eléctrica que consumen, el 95% restante lo transforman en calor. Con las lámparas de bajo consumo (fluorescentes) ocurre lo contrario. Coloca focos fluorescentes al menos en los lugares donde requieres más tiempo la luz artificial. Aunque el precio de estos focos es mayor, consumen seis veces menos electricidad y duran de 8 a 10 veces más que los focos convencionales.
Use el agua responsablemente: El Planeta Tierra parece tener agua en abundancia, pero la realidad es que sólo un 2 por ciento de toda el agua en el planeta está disponible para los seres humanos. Por eso tome conciencia de este problema y lave una tanda de ropa completa, use el lavaplatos sólo cuando esté lleno. No enjuague los platos con anterioridad, se ha demostrado que el lavarlos con antelación no mejora el lavado del lavaplatos y puede ahorrar hasta 20 galones de agua en cada tanda. Un baño de tina requiere unos 70 galones de agua, pero el tomar una ducha de cinco minutos ahorra agua al usar entre unos diez a veinticinco galones. Use un medidor de tiempo cerca de la ducha para ver cuánto tiempo toma para higienizarse. Los grifos que gotean desperdician miles de galones de agua anualmente y es como dejar que el agua se vaya por el sumidero. Repare y reemplace los grifos viejos y dañados. Si no está seguro si hay una fuga de agua, verifique el metro del agua antes y después de un período de dos horas para ver si no se ha usado.
Reduzca, reutilice y recicle: ¡El mantenimiento adecuado reduce los desechos! Mantenga sus enseres en buen funcionamiento y siga las sugerencias del fabricante sobre la operación y mantenimiento. Busque comprar productos con niveles de alta satisfacción del consumidor y que no tengan problemas de averías. Si mantiene los enseres en buen funcionamiento, deben durar mucho tiempo y no terminar como desechos con el tiempo. Recicle, Sea creativo en encontrar nuevas maneras de reducir la cantidad y variedades de desechos caseros. Si piensa de manera creativa, podrá encontrar nuevos usos para artículos comunes y nuevas maneras de reciclar y reducir los desechos.
El Día Internacional de la Madre Tierra es un recordatorio de que nuestro planeta necesita que todos y cada uno de nosotros se comprometa con esta causa y contribuya a avanzar en la dirección correcta.

Leave a Comment