Home Tema Central ¿Dulce o travesura?
0

¿Dulce o travesura?

0
0
Jack o'lantern
Jack o'lantern

Halloween o Noche de Brujas es una fiesta que tiene origen en la festividad celta del Samhain y la festividad cristiana del Día de todos los santos.

El Halloween que conocemos hoy, comenzó hace más de 3,000 años en Irlanda como un festival de cosecha de los celtas. Para los

celtas, el cambio de estaciones adquiría una importancia mágica y, a finales de octubre y principios de noviembre, celebraban un festival llamado Samhain. Para ellos, esta era la noche más importante de oración, ya que era el último día de la cosecha y el comienzo del invierno.

Los celtas creían que en esa noche la ventana que separaba el mundo de los vivos y el de los muertos desaparecía, por lo que en la noche del 31 de octubre las almas de los muertos regresaban a visitar hogares terrenales. Para mantenerlos contentos y alejar los malos espíritus de sus hogares los celtas dejaban comida o dulces fuera de sus casas, una tradición que eventualmente se convirtió en lo que hoy llamamos ‘trick or treat’ (‘Truco o trato’ o también ‘Dulce o travesura’), donde los niños van de casa en casa pidiendo dulces. El miedo y el terror a la noche de Halloween vienen de esta creencia en que los muertos regresan en esa noche a visitarnos. Los inmigrantes irlandeses fueron los que transmitieron versiones de la tradición de Halloween a América del Norte durante la Gran hambruna irlandesa de 1840.

El Samhain también era un momento para hacer balance de los suministros de alimentos y el ganado para prepararse para el invierno. Las hogueras también desempeñaron un papel importante en las festividades. Todos los otros fuegos se apagaban y en cada hogar se encendía una hoguera en la chimenea. Los huesos de los animales sacrificados se lanzaban a la hoguera.

Otra práctica común era la adivinación, que a menudo implicaba el consumo de alimentos y bebidas.

Después que los romanos conquistaron a los celtas, estos influenciaron su cultura primero con sus festivales a la diosa romana de la cosecha, Pamona y, más adelante, con el cristianismo.

Los cristianos consideraban que los celtas adoraban al diablo, aunque el diablo nunca existió en la religión céltica, por lo que determinaron que la manera de convertir a los celtas al cristianismo era adoptando el festival de los celtas y convertirlo en uno religioso. Así el 1ero de noviembre se convirtió en el día de Todos los Santos, un día de rezo para honrar a los santos. El 31 de octubre se convirtió en la víspera del día de Todos los Santos (‘all hallow’s eve’) y de aquí surge el nombre de Halloween.

dulces o travesuras
dulces o travesuras

Los celtas nunca aceptaron las tradiciones cristianas y por eso todavía están con nosotros las tradiciones de esta noche de magia, brujas y fantasmas. Hoy en día, en el mes de octubre, se adornan los hogares con calabazas, brujas, fantasmas, esqueletos y gatos negros y en la noche del 31 de octubre los niños se disfrazan  y salen a buscar dulces. También se realizan bailes de disfraces y hay grupos que se reúnen para ver películas de terror.

La festividad llega a Estados Unidos

En 1840 esta festividad llega a Estados Unidos, donde queda fuertemente arraigada. Los inmigrantes irlandeses transmitieron versiones de la tradición durante la Gran hambruna irlandesa. Fueron ellos quienes difundieron la costumbre de tallar los ‘Jack-o’-lantern’ (calabaza hueca con una vela dentro), inspirada en la leyenda de ‘Jack el Tacaño’.

Sin embargo, la fiesta no comenzó a celebrarse masivamente hasta 1921. Ese año se celebró el primer desfile de Halloween en Minnesota y luego le siguieron otros estados. La fiesta adquirió una progresiva popularidad en las siguientes décadas.

La internacionalización del Halloween se produjo a finales de los años 70 y principios de los 80 gracias al cine y a las series de televisión. En 1978, se estrenaba en EEUU y en el mundo entero La Noche de Halloween, de John Carpenter; una película ambientada en la víspera de Todos los Santos que supuso una referencia para el cine de terror de serie B; con innumerables secuelas e imitaciones.

Hoy en día Halloween es una de las fechas más importantes del calendario festivo estadounidense y canadiense. Los países latinoamericanos, aunque conocen la festividad de Halloween, tienen sus propias festividades y tradiciones ese mismo día aunque coinciden en cuanto a su significado: la unión o extrema cercanía del mundo de los vivos y el reino de los muertos.

En Europa son muchas las ciudades en las que los jóvenes han decidido importar el modo con el que Estados Unidos concibe Halloween, celebrándolo con fiestas y disfraces.

Jack O’Lantern

El origen de las famosas calabazas talladas deviene de una leyenda de origen celta sobre Jack ‘El Tacaño’, un granjero que engañaba y mentía a vecinos y amigos. Esta conducta le consiguió toda clase de enemistades pero también una reputación de persona tan malvada que rivalizaría con el mismísimo Satanás.

El Diablo, a quien llegó el rumor de tan negra alma, acudió a comprobar si efectivamente era un rival de semejante calibre. Disfrazado como un hombre normal acudió al pueblo de éste y se puso a beber con él durante largas horas, revelando su identidad tras ver que en efecto era un auténtico malvado. Cuando Lucifer le dijo que venía a llevárselo para pagar por sus pecados, Jack le pidió una ronda más juntos, como última voluntad. El Diablo se lo concedió pero al ir a pagar ninguno de los dos tenía dinero, así que Jack retó a Lucifer a convertirse en una moneda para pagar la ronda y demostrar sus poderes. Satanás lo hizo, pero en lugar de pagar con la moneda Jack la metió en su bolsillo, donde llevaba un crucifijo de plata. Incapaz de salir de allí el Diablo ordenó al granjero que le dejara libre, pero Jack no lo haría a menos que prometiera volver al infierno para no molestarle durante un año.

Transcurrido ese tiempo, el Diablo apareció de nuevo en casa de Jack para llevárselo al inframundo pero de nuevo Jack pidió un último deseo, en este caso que el Diablo cogiera una manzana situada en lo alto de un árbol para así tener su última comida antes de su tormento. Lucifer accedió, pero cuando estaba en el árbol Jack talló una cruz en su tronco para que no pudiera escapar. En esta ocasión Jack le pidió no ser molestado en diez años, además de otra condición: que nunca pudiera reclamar su alma para el inframundo. Satanás accedió y Jack se vio libre de su amenaza.

Su destino no fue mejor: tras morir Jack se preparaba para ir al cielo pero fue detenido en las puertas de San Pedro, impidiéndosele el paso pues no podían aceptarle por su mala vida pasada, siendo enviado al Infierno. Para su desgracia allí tampoco podían aceptarlo debido al trato que había realizado con el Diablo, y éste le expulsó de su reino y le condenó a deambular por los caminos con una hortaliza hueca y con un carbón ardiendo dentro como única luz que guiara su eterno vagar entre los reinos del bien y del mal. Con el paso del tiempo Jack el Tacaño fue conocido como Jack el de la Linterna, nombre que se abrevió al definitivo ‘Jack O’Lantern’. Esta es la razón de usar nabos (y más tarde calabazas, al ser más grandes y fáciles de tallar) para alumbrar el camino a los difuntos en Halloween, para evitar que Jack llamara a la puerta de las casas y proponer ‘Truco o trato’.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *