Home Tema Central El alcoholismo crece en la juventud
0

El alcoholismo crece en la juventud

0
0
alcoholismo
alcoholismo

El alcoholismo en los jóvenes ya es un tema muy común en nuestra sociedad, además es algo que día con día va creciendo.

En la actualidad asistimos a una creciente demanda de información sobre los patrones de consumo de alcohol en nuestra sociedad, por la problemática social y personal que plantea. Dentro de estos patrones adquieren una mayor importancia los

asociados a las pautas de consumo de la adolescencia y juventud, que va aumentando, tanto en número de bebidas adquiridas, como en el de su graduación alcohólica.

El alcohol es la droga más ampliamente empleada por los adolescentes en Estados Unidos y México. Los jóvenes de ascendencia latina son más propensos a consumir alcohol y drogas que otros grupos étnicos en Estados Unidos y lo hacen principalmente por presión social, indicó un estudio del Instituto Nacional de Abuso de Alcohol y Alcoholismo de Estados Unidos (RAND)

Los jóvenes de diferentes grupos étnicos consumen alcohol, cigarrillos y drogas por diferentes razones según la investigación.

Los investigadores analizaron casi 5,500 respuestas de adolescentes de los grados séptimo y octavo y las tasas generales de uso de sustancias fueron similares a las de otros estudios: 22% habían probado alcohol, 9% había bebido en el mes anterior, 10% había probado el cigarrillo, 2.6% había fumado el mes anterior

¿Por qué consumen?

La creencia más compartida entre los diferentes grupos de jóvenes, tiene que ver con la asociación, según su opinión, entre el consumo de alcohol y las “consecuencias positivas” que este proporciona. Entre estas destacan una potenciación de la actividad psico-física (alegría, euforia, superación de la timidez y retraimiento, mejoría del estado de ánimo, etc.), posibilidad de diversión e integración dentro del grupo de amigos donde la mayoría consumen.

En la medida que los jóvenes creen que el alcohol proporciona una serie de efectos o consecuencias positivas y los interpretan como un beneficio, dichos efectos se convierten en motivos de consumo. La juventud no asocia el consumo de alcohol con los problemas que de él pueden derivarse, ellos esperan del alcohol cambios positivos tales como ser facilitador de expresividad emocional, desinhibidor y potenciador de las relaciones sociales, etc. y a la vez no creen que dicha sustancia tenga consecuencias negativas, influyendo considerablemente en un mayor consumo durante el fin de semana, donde las relaciones interpersonales se intensifican. Por eso anticipar los “efectos positivos” y no las verdaderas consecuencias negativas, conlleva a que se produzca un mayor consumo social.

Esta consideración hacia el alcohol, hace que se considere al mismo como una droga socialmente aceptada y de amplia difusión, lo que hace que los adolescentes, en un amplio porcentaje, no valoren el alcohol como una droga y no consideren su consumo como puerta de entrada hacia la adicción a otras drogas, sin embargo hay varios estudios que demuestran todo lo contrario y según los cuales es muy poco frecuente el uso de cocaína o heroína, sin haber consumido anteriormente tabaco o alcohol.

Qué, cuánto y cómo consumen

Las pautas de consumo en el mundo juvenil han sufrido una serie de cambios durante los últimos tiempos y, además, se han ido configurando unas características peculiares, propias de este grupo de edad, alejadas del modelo adulto y tradicional de consumo.

alcoholismo
alcoholismo

Así podemos destacar como características principales de este grupo de edad en su relación con la adicción alcohólica:

  • Búsqueda de nuevos motivos para el consumo, destacando sobre todo la evasión de lo cotidiano, conseguida mediante la embriaguez, bebiéndose más alcohol y de más graduación.
  • Concentración de los períodos de bebida durante el fin de semana o períodos festivos, con incremento de “borracheras” y lo que ello conlleva, como por ejemplo los accidentes de tráfico.
  • Progresivo descenso de la edad de inicio de consumo de bebidas alcohólicas, que según estudios, se localiza sobre los 12 años a nivel mundial, aunque es en torno a los 16 años donde se produce una modificación de las pautas de consumo.
  • La cerveza (entre semana) y las bebidas de alta graduación “combinados” (los fines de semana) encabezan el ranking de bebidas preferidas entre los jóvenes.
  • En el entorno adolescente y juvenil el consumo de alcohol se suele producir fuera de casa y en espacios donde se producen las relaciones sociales de los jóvenes. Así, mientras el consumo se produce en lugares donde hay relaciones entre iguales, hay ausencia de consumo en el contexto familiar.

Jóvenes más felices y saludables

Los jóvenes latinos tienen estrés asociados a sus familias y al ajuste que tienen que hacer ellos mismos para adaptarse a la cultura estadounidense, además del estrés normal asociado a su desarrollo social, emocional y físico de la adolescencia. Este tipo de estrés afecta tanto a los adolescentes que son inmigrantes recientes, como a los adolescentes que nacieron en los Estados Unidos de padres inmigrantes.

Un estudio realizado por la University of North Carolina indicó que los adolescentes latinos que estaban más envueltos con su cultura de origen reportaron niveles más altos de autoestima, menos problemas sociales y menos sentimientos de desesperanza, agresión y abuso de drogas y alcohol. Factores estresantes de la aculturación, como la discriminación racial, se asociaron a la práctica de conductas riesgosas como la violencia juvenil o el abuso de drogas y alcohol. Estos factores estresantes parecen estar vinculados a la toma de riesgos entre los adolescentes ya que disminuyen la autoestima y causan conflicto en las relaciones familiares. Los estudios indican que padres y adolescentes latinos pueden seguir los siguientes pasos para que la familia se mantenga saludable:

Para los padres

Busque un equilibrio

  • Ser bicultural es mantener un equilibrio entre su cultura nativa y su nueva cultura: encontrar ese equilibrio significa no perder de vista ninguna de las dos culturas.
  • Las familias que mantienen algunos de los componentes claves de la cultura latina y también adoptan algunas normas culturales estadounidenses tendrán un ambiente más saludable y menos conflicto. Ayude a sus hijos a encontrar ese equilibrio.
  • Recuérdeles todo el tiempo a sus hijos adolescentes quiénes son y de dónde vinieron. Los padres latinos hacen un trabajo excelente para establecer las bases que fomenten el orgullo étnico y familiar entre sus hijos. Siga con las costumbres y creencias de su cultura en su casa, aunque otras personas a su alrededor no las entiendan. Su hijo adolescente entenderá y apreciará las raíces culturales que usted le ha inculcado, aunque esta apreciación puede tomar tiempo.

Fomente las relaciones familiares

  • Su familia puede estar experimentando muchos cambios al ajustarse al tipo de vida en los Estados Unidos, como el que ambos padres pasen más tiempo en el trabajo y el que reciban menos apoyo de su familia extendida. Sin embargo, es importante que continúen dedicando tiempo a estar juntos en familia. Traten de comer, salir a caminar o jugar juntos. Los lazos familiares fuertes previenen que los jóvenes realicen conductas peligrosas y también lo puede ayudar a usted a ajustarse a su nueva vida.

Hable con su hijo

  • En todos los diferentes tipos de familias, la comunicación frecuente y respetuosa entre los adolescentes y sus padres ha sido una manera de mantener a los hijos seguros y ayudarlos a adquirir habilidades para tomar buenas decisiones.

Escúchelos

  • Cuando surjan diferencias de opinión, trate de escuchar y ser lo suficientemente flexible para entender lo que dice su hijo adolescente sobre cómo se hacen las cosas y sobre la manera en que están batallando o prosperando.

Para los adolescentes latinos

No te olvides de quién eres ni de dónde vienes

  • Cuando sientas la presión de hacer cosas recuerda los valores con que te criaron y toma las decisiones de acuerdo a lo que es mejor para ti, no lo que otros crean que es mejor.
  • Si naciste aquí, conectar con tu cultura latina añadirá más riqueza a tu vida en los Estados Unidos.

El ajuste cultural

  • Hay partes de la cultura latina y estadounidense que te gustarán y otras no. Tú haces tus propias selecciones y creas una nueva mezcla que funcione para ti. No tienes que escoger entre las dos culturas; puedes ser un experto en ambas.

Comparte las partes difíciles

  • Cuando tus padres te pregunten cómo te fue en el día, cuéntales lo bueno Y lo malo.

Adaptarte a una nueva cultura para tu familia puede ser un gran desafío. Contarles a tus padres estos retos puede ser difícil pero el compartir cómo te sientes te ayudará a enfrentar esas situaciones y te servirá para que tus padres te entiendan mejor.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *