Home Editoriales El amor hoy en día huele a gasolina y a teléfono celular
0

El amor hoy en día huele a gasolina y a teléfono celular

0
0
Carlos Rojas
Carlos Rojas

Desde el principio de los tiempos en el camino de la vida siempre hemos necesitado a otro ser que pueda llenarnos, que pueda suplir con exactitud lo que nos hace falta, no solo en lo fisiológico, sino también en lo psíquico y espiritual.

Demostrado está que los elementos químicos se atraen y combinan amorosamente, de acuerdo con el número complementario de electrones.

En el fondo de todas estas maravillas, de estos prodigios del amor, encontramos el ‘matrimonio de los elementos’ y la piedra fundamental sobre la que descansa toda la química. Podemos afirmar, que este mismo principio de la ‘atraccion de los opuestos’ es aplicable siempre, sin excepción alguna, a la atracción y matrimonio de hombres y mujeres.

En el mundo y su realidad, encontramos a cada hombre y cada mujer, desde los 14 años de edad, que andan buscando su complemento sexual. Un varón cualquiera, puede encontrar en una mujer un complemento para su ‘Centro de Gravedad Fundamental’.

La mujer en esto no es una  excepción y ahora nos podemos explicar mejor el porque, de la causa trágica sexual de los famosos triángulos, que siempre terminan con el divorcio o con balazos… No queremos justificar el adulterio, solamente estamos analizando sus causas.

Lo ideal en el amor es encontrar el “alma gemela”, solo el complemento total y perfecto puede darnos felicidad inagotable aunque, desgraciadamente, eso es mucho pedir…estamos tan llenos de karma que no merecemos tanto.

Cuando una pareja se casa, debería entender mejor la psicología humana y trabajar a diario para alimentar su espíritu tanto como su parte material, comúnmente uno de la pareja comienza por herir al otro, el otro reacciona y se forma un conflicto que pasa y los dos se reconcilian (dizque viene la reconciliación) Y todo continúa aparentemente igual, en paz, mas no hay tal porque  el resentimiento queda y lo que fue luna de miel… empieza  a desaparecer por lo que el matrimonio ya no tiene nada que ver con el amor.

El amor hoy en día huele a gasolina, a teléfono celular, a cuentas de banco y a resentimiento. Decimos que en verdad urge y es necesario saber respetar el hogar, ojalá que siempre conservemos esa  Luna de Miel… y punto.

tags:

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *