Home Uncategorized El bosque de Black Hills
0

El bosque de Black Hills

0
0
El bosque de Black Hills
El bosque de Black Hills

Las leyendas urbanas son fábulas populares que corren de boca en boca como si fueran ciertas…

El bosque del Black Hills, en Maryland, está maldito desde hace tiempo. Ni las mismas tribus indias se aventuraban a entrar en ese bosque. Hacia 1630, el coronel Nathaniel Blair dirigió una expedición para recorrer

el emplazamiento con el fin de encontrar un lugar que sirviera para la construcción de un fuerte. Nathaniel pidió ayuda a una tribu vecina y la respuesta fue un sabotaje a la expedición. A pesar de este problema, Nathaniel Blair y sus hombres construyeron el fuerte para ayudar a defender Lord Calvert frente a otras tribus hostiles y violentas. El fuerte fue nombrado como su fundador, Blair y se convirtió en la ciudad de Blair, Maryland, en 1634.

Ciento cincuenta  años más tarde, hacia 1785, varios niños acusaron a Elly Kedward, una inmigrante de origen irlandés, de hacer brujería. Los niños afirmaban que les llevó a la fuerza a su casa con el fin de beber su sangre. El miedo de toda la población se desencadenó y Elly Kedward fue condenada y desterrada de Blair para siempre. Fue atada a una carreta y dejada sola en los bosques, en medio de un invierno hostil. Toda la población de Blair creía que había muerto de hipotermia, pero se equivocaban…

Pocos días después 3 jóvenes, acompañados por sus perros, regresaron al bosque para ver si había muerto. La supuesta “bruja” no estaba muerta y los niños remataron la tortura: sus perros la mordieron y ellos la golpearon con palos. Casi muerta la soltaron del carro y la colgaron de un árbol… en ese momento, Elly Kedward expiró.

El bosque de Black Hills
El bosque de Black Hills

Un año más tarde, en 1786, esos mismos niños fallecieron, pero no sólo ellos, la mitad de los otros niños del pueblo también murieron. Toda la población temía una maldición de la bruja y cuando pasó el frío invierno, todos decidieron abandonar Blair y juraron nunca más mencionar el nombre de Elly Kedward. Pasaron más de 40 años sin que nadie habitara en Blair. Temiendo la maldición, nadie se atrevía.

En 1809 apareció un libro llamado “El culto a la bruja de Blair”, un libro que se dice fue escrito por la misma Elly Kedward. Hacia 1820, como Blair estaba vacía, Henry Burkitt compró la ciudad al gobierno, renovó los edificios que estaban en ruinas y rebautizó el pueblo con su nombre, Burkittsville, en 1824.

Esta ciudad todavía existe en Maryland y atrae a muchos turistas. Cuatro años después de la fundación un accidente dramático se produjo, la niña Eileen Treacle desapareció en agosto de 1825 en un pequeño río del bosque del Black Hills llamado Tappy East Creek. Una docena de testigos asistieron a esta horripilante y dramática escena. Contaban que una mano habría emergido aparentemente del agua para arrastrar a la niña hacia el fondo. La búsqueda se prolongó durante varias semanas, pero no encontraron ni rastro del cuerpo de la niña. Además, el agua tomó una textura aceitosa y estuvo contaminada durante varios meses.

En 1886 se produjo otro accidente, esta vez fue Robin Weaver quien desapreció en el bosque. Varios días pasaron sin que la encontraran. Cuando lo hicieron, días después, Robin afirmaba que en los bosques había encontrado a una vieja dama que flotaba por encima del suelo. La dama tomó a la muchacha de la mano y la llevó a una casa en los bosques, donde dejó a la niña en el sótano, prometiendo volver. Robin la esperó durante mucho tiempo pero comenzó a tener miedo y huyó.

En 1940, se produjo un accidente que implicaba a Rustin Parr, un ermitaño y a 8 niños que secuestró. Sólo uno pudo sobrevivir. Un día, Rustin Parr llegó al mercado de Burkittsville y repetía sin cesar: “Acabé finalmente”. La policía fue a su casa y tras los registros lo que encontraron en el sótano era terrorífico: allí estaban 7 niños enterrados asesinados.

Kyle Brody sobrevivió a la matanza, siendo encontrado de pie en una esquina del sótano. Cuando la policía desenterró los cadáveres, encontraron signos extraños sobre las manos, la cara, el pecho y los tobillos de las 7 víctimas, además del “Transitus Fluvii”, lenguaje de la brujería. Rustin Parr afirmó que una voz de mujer le dictaba qué hacer en el momento en el que mataba a los niños. Se dice que todo esto es sólo una fábula, pero son los acontecimientos precedentes que formaron la leyenda de Blair…

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *