Home Uncategorized El Carrusel
0

El Carrusel

0
0

El mundo ha cambiado y la tecnología se ha adueñado de los juegos infantiles, dejando en el baúl de los recuerdos pasatiempos inolvidables. A través de esta serie de notas vamos al rescate de aquellos juegos tradicionales que alegraron a más de una generación…

Carrusel
Carrusel

Un tiovivo, caballitos, carrusel o calesita es una de las diversiones populares que más han disfrutado los niños del mundo. Este medio de diversión consiste en una plataforma rotatoria cuyos

“asientos” poseen formas de caballos de madera u otros animales, los cuales en muchos casos son desplazados mecánicamente hacia arriba y hacia abajo para simular el galope de un caballo. Normalmente la música se repite mientras el carrusel da vueltas.

Cualquier plataforma rotatoria también se puede llamar carrusel. En un parque un tiovivo es normalmente simple, la plataforma rotatoria es impulsada con barras o tiradores con los que los niños pueden agarrarse mientras corren.

Historia

El primer carrusel de que se tiene información aparece en un bajo relieve del Imperio de Bizancio fechado hacia el año 500 DC, que muestra un grupo de personas dentro de cestas suspendidas de un poste central. La palabra carrusel quiere decir “Pequeña Batalla” y fue usada por los cruzados para describir un ejercicio de entrenamiento para combate y un juego común entre los jinetes turcos y árabes hacia el 1100. En cierto sentido este dispositivo puede ser considerado un mecanismo para el entrenamiento de la caballería, ya que reforzaba la preparación de los jinetes para la batalla al atacar con espadas de madera a muñecos que representaban al enemigo. Los cruzados llevaron la idea a Europa y allí el carrusel se mantuvo en secreto dentro de los castillos, siendo usado para el entrenamiento de los jinetes y no eran mostrados al público en general.

Para la caballería turca y árabe, se construyó un carrusel cerca del año 1680 como aparato de entrenamiento mediante el proveedor de anillos, consistía de caballos de madera suspendidos de vigas soportadas por una columna central. Los jinetes apuntaban con lanzas, tratando de ensartar anillos ubicados alrededor del tiovivo, movido por hombres, caballos o mulas.

Conversión en elemento de diversión

Con el pasar de los años se construyeron pequeños carruseles que fueron instalados en los jardines privados de la realeza.

Carrusel
Carrusel

Al poco tiempo, con toda la pompa que existía por esa época en Francia, se armó un gran aparato que fue colocado en París en ‘Le Place du Carrousel’. Con el desarrollo de las uniones de artesanos y la relativa liberación de los oficios en Europa, a principios del siglo XIX se construían tiovivos para ser operados en distintas ferias de Europa Central e Inglaterra.

Los tiovivos primitivos no tenían plataforma, sino que se colgaban la figura de animales en postes o cadenas, los cuales se inclinaban hacia afuera al girar, por efecto de la fuerza centrífuga, simulando volar. Se les llamaba carruseles de caballos voladores y normalmente eran propulsados por animales de tiro, por personas jalando una cuerda o moviendo un manubrio. Hacia la mitad del siglo XIX, se desarrolló el carrusel de plataforma, para reducir los riesgos a los niños, donde las figuras de animales y las carrozas se moverían en círculo sobre una plataforma circular suspendida del poste central y se empezaron a construir con propulsión de vapor. Eventualmente, con los avances de la revolución industrial, se empezaron a desarrollar mecanismos, con engranajes y cigüeñales, a fin de dar a los postes del cual colgaban los animales el típico movimiento de sube y baja. Las plataformas servían de soporte a la parte inferior de los postes de suspensión, a la vez que servían de plataforma para caminar por ella o para colocar sobre ella otras figuras de animales, carrozas y otros objetos. Era común tener órganos u otros instrumentos musicales automáticos y pronto aparecieron los motores eléctricos y las luces que dieron a los tiovivos su estilo clásico.

Desarrollo en Estados Unidos

A pesar de que el carrusel se desarrolló gradualmente en países europeos, su perfeccionamiento sufrió un fuerte impulso al sumarse Estados Unidos en la fabricación de los aparatos. Los pioneros fueron, principalmente Gustav Dentzel de Alemania y Dare de Inglaterra.

En el principio los carruseles de Dentzel se volvieron conocidos por sus hermosos caballos y por el pródigo uso de figuras de animales feroces en sus carruseles. Sus mecanismos además fueron considerados entre los mejores, por su durabilidad y confiabilidad. Los hijos de Gustav’s, William y Edward, dirigieron la empresa hasta la muerte de William en 1927, tiempo en cuando la empresa fue subastada
Muchos especialistas consideran que la era de esplendor del carrusel fue durante los comienzos del siglo XX en Norteamérica. Por esa época se construyeron máquinas muy grandes, con figuras de animales, carruajes y decoraciones exquisitamente elaborados por artesanos. Mientras que la mayoría de las figuras en los carruseles europeos posee una postura relativamente estática, las figuras usadas en Norteamérica son animales representados en posiciones de acción, con las patas en movimiento y ojos expresivos.

William H. Dentzel de Port Townsend, Washington es el único descendiente de una familia tradicional de fabricantes de carruseles en EEUU que todavía sigue fabricando carruseles de madera. Sus carruseles son similares al más antiguo que funciona en Estados Unidos en Watch Hill, R.I. (1893) que fuera construido por la compañía Dare como una máquina del modelo de “caballos voladores”.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *