Home Uncategorized El caso Conil
0

El caso Conil

0
0
El caso Conil
El caso Conil

Las leyendas urbanas son fábulas populares que corren de boca en boca como si fueran ciertas…

Conil de la Frontera, España, pasó a la historia de la ufología como uno de los casos más curiosos y espectaculares que se recuerda. Avistamientos durante un par de semanas, humanoides en la playa, grandes huellas sobre el terreno, transformación de los seres…todo esto y más conforman ‘el

Caso Conil’, que se ha convertido en toda una leyenda…

Pero situémonos: Conil de la Frontera es una pequeña población de tradición marinera enclavada en la provincia de Cádiz, una población activa, sobre todo en el período estival, que es una obligada referencia para el sector turístico. Sus calles, comercios y playa conforman una irresistible tentación para el viajante. Y precisamente en su playa de Los Bateles, es donde transcurrió este singular y sobrecogedor caso el 29 de Septiembre de 1989. A las 8:45 de la noche un grupo de jóvenes acudieron a la playa dispuestos a observar las evoluciones de unas extrañas luces en el cielo que venían manifestándose a diario. Estando allí aparece una “media luna: con unas luces rojas en el interior. El semicírculo se dirige en silencio hacia el pueblo. Al poco tiempo, también sobre las cabezas de los muchachos, surge otra luz que desprende una serie de fogonazos a lo que responde una tercera luz ubicada sobre el puerto.

Posteriormente los jóvenes, apostados detrás de un montículo, distinguen las figuras de dos seres de alta estatura embutidos en una túnica blanca, que caminaban sobre la orilla y que según los testigos no tenían rostro ni pelo. Acto seguido los extraños comienzan a avanzar hacia los testigos con los brazos pegados al cuerpo, provocando la huida de los jóvenes.

Los dos humanoides se detienen y giran dando completamente la espalda a los testigos, como si se dispusieran a observar la extraña luz roja sobre el puerto. Poco después una pequeña esfera azulada del tamaño de una pelota de tenis comienza a caer como si se tratara de una estrella fugaz, llegando a detenerse por completo a muy poca distancia de las cabezas de los seres. Inmediatamente, los dos humanoides se sientan en la arena y empiezan a cavar y a hacer un montículo en forma de herradura, tumbándose de espaldas totalmente rígidos y pasándose la pequeña esfera azul durante cinco o diez segundos.

Los cinco testigos continúan observando las evoluciones, sin perder detalle de lo que estaba pasando. Fue entonces cuando el pánico se apoderó de ellos al comprobar la imagen de una negra figura que se acercaba desde el agua envuelto como en una especie de nube o niebla y dando la sensación de ir flotando en el aire hasta detenerse donde se encontraban tumbados los otros dos. Este tercer ser era, según los jóvenes, mucho más alto que los otros dos, con una cabeza muy grande y blanca en forma de pera invertida y de ojos grandes y oscuros, ataviado con traje estrecho totalmente negro.

Sin darse cuenta por el pánico y el desconcierto ante lo que estaban viendo, los muchachos perdieron de vista al ser de negro, pero observaron que desde donde se encontraban los otros dos seres salían un hombre y una mujer de apariencia totalmente normales. Acto seguido la pareja caminó en dirección al pueblo perdiéndose por las calles de Conil.

Pero todavía habría más sorpresas, puesto que en ese mismo instante se percataron de algo extraño en el mar. Ante sus ojos vieron venir nuevamente por las aguas de los Bateles a la enigmática figura negra que se dirigía a gran velocidad, como si fuera flotando, hacia donde se encontraban los jóvenes de Conil. Al llegar a la orilla se detuvo y se los quedó mirando durante unos instantes, para posteriormente darse la vuelta y perderse por donde había venido.

La noticia recorrió España y el mundo, pero lo llamativo del caso es que no fue el único incidente de esas características durante esa fecha, puesto que dos días antes la agencia soviética TASS lanzaba al mundo la noticia de un supuesto aterrizaje de un ovni en un parque de la ciudad de Voronezh y que, según dicha agencia, varios testigos observaron a varios humanoides de gran altura y con unas características similares a los que avistaron dos días después los muchachos de Conil.

Pero el “Caso Conil” como es lógico, tuvo una gran avalancha de detractores. Incluso al día de hoy sigue siendo fuente de muchos escépticos que lo aprovechan para desacreditar aun más el fenómeno ovni.
El argumento que toma más fuerza dentro del campo escéptico es el que indica que los muchachos de Conil confundiesen las extrañas luces con dos barcos británicos que desempeñaban trabajos de cableado por aquellas fechas junto a la Costa de Conil y que los extraños seres que vieron fueran realmente buzos de dichas embarcaciones que se estaban cambiando en la playa. Todo esto fue plasmado en un informe realizado por el G.E.I.F.O. (Grupo Español de Investigación del Fenómeno Ovni). El 16 de Octubre de 1989, este informe fue publicado en Diario de Cádiz, dejando el asunto totalmente explicado para la opinión pública.

Pero para algunos investigadores este caso tiene muchos cabos sueltos y apunta a que dicho informe fue solo una labor de ocultamiento e intoxicación de lo que puede ser uno de los casos ovni más importantes de España.

El debate sigue abierto: ¿Historia de unos muchachos para llamar la atención? ¿Verdaderamente la playa de Los Bateles fue testigo de un encuentro con seres de otros mundos? O lo que es más impactante… ¿Si todo esto fuera cierto, son capaces de convivir entre nosotros?

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *