Home Uncategorized El Dominó
0

El Dominó

0
0
El Domino
El Domino

El mundo ha cambiado y la tecnología se ha adueñado de los juegos infantiles, dejando en el baúl de los recuerdos pasatiempos tales como el papalote, el balero y las canicas entre otros. A través de esta


serie de notas vamos al rescate de aquellos juegos tradicionales que alegraron a más de una generación…

El dominó es un juego de mesa en el que se emplean fichas rectangulares, generalmente blancas por la cara y negras por el dorso, divididas en dos cuadrados, cada uno de los cuales llevan marcados de uno a seis puntos o no lleva ninguno. El juego completo de fichas de dominó consta de 28 piezas en cada una de las cuales se representa un par de valores posibles. Hay otras variantes de juegos de dominó, en el que hay 81 piezas o lo que es lo mismo 9 palos en lugar de 6.

El dominó surgió hace mil años en China a partir de los juegos de dados. No parece que la forma actual de 28 fichas dobles y rectangulares fuese conocida en Europa hasta que, a mediados del siglo XVIII, la introdujeran y extendieran los italianos por todas partes. El nombre del juego es de origen francés y fue tomado de una capucha negra por fuera y blanca por dentro, los mismos colores que presenta el dominó. Su popularidad en México y en el resto de los países latinoamericanos es inmensa, particularmente en el Caribe Hispano (Venezuela, Colombia, República Dominicana, Puerto Rico, Cuba, Panamá, etc.).

Las fichas con igual número de puntos en ambos cuadrados se conocen como dobles. Asimismo las fichas con uno de los cuadrados sin puntos se llaman blancas y las que tienen un punto se conocen como pitos o unos. Así, con los dos, tres, cuatros y cincos hasta llegar a los seis.

El dominó generalmente se juega por dos o cuatro jugadores en pareja o se puede jugar individual y el objetivo es alcanzar una determinada puntuación anteriormente prefijada, jugando para ello las manos o rondas que sean precisas.

El jugador que gana una ronda, suma los puntos de las fichas de sus adversarios y/o pareja. El primer jugador o pareja que alcanza la puntuación fijada al principio de la partida, gana.

Inicio del juego

Los jugadores de cada pareja se colocan alternativamente alrededor de una mesa quedando en posiciones enfrentadas los miembros de cada pareja respectivamente.

Antes de empezar, las fichas se colocan boca abajo sobre la mesa y se revuelven para que los jugadores las recojan al azar en igual número cada uno (normalmente 7).

Hay varias maneras de empezar la primera ronda. Una es que empieza el jugador que tiene el seis doble, y continúa el jugador situado a su derecha. Otra puede ser el que saque la ficha más alta de todas o también puede llegarse a un acuerdo antes de empezar la partida si una pareja quiere dar ventaja a la otra.

Si se juega más de una, se puede repetir cualquier método en las siguientes o, por ejemplo, empieza la pareja perdedora o ganadora.

En las siguientes rondas, empezará el jugador a la derecha del que empezó la ronda anterior. Podrá tirar cualquier ficha, no tiene porqué ser doble. Al finalizar la ronda, la persona que fue mano, le tocará revolver las fichas (también llamado fregar o hacer la sopa) para la próxima mano.

¿Es ventajosa la salida?

Los principiantes del dominó suelen creer que el jugador que sale tiene las mayores oportunidades de ganar el juego. Tiene cierta lógica: es el primero en deshacerse de una ficha, si nadie lo hace “pasar”, debe ser el primero en acabar sus fichas.

Pero, según dice William Almodóvar en su libro ‘Dominó internacional

el juego del domino
el juego del domino

organizado’, sólo el 30 por ciento de las veces gana el jugador que suelta la primera ficha.

La única ventaja que ofrece realmente esta situación es la oportunidad para deshacerse de una ficha mala.

Pero si el compañero del salidor decide defender la mano, tendrá que evitarle cuadres y repeticiones, lo que lo obligaría a veces a matar palos fuertes de fichas grandes y matar la doble, lo que en muchas ocasiones daña un juego bueno que él mismo pudo haber ganado.

¿Qué hay que hacer en caso de ser el jugador que sale? La solución es simple: el que tenga mejor juego, tiene que jalarlo inmediatamente sin importar quién haya salido.

¿Qué hay de salir con una doble? Lo más recomendable es sacarla para evitar un tranque.

Desarrollo del juego

En su turno cada jugador colocará una de sus piezas con la restricción de que dos piezas sólo pueden colocarse juntas cuando los cuadrados adyacentes sean del mismo valor. Es costumbre colocar los dobles de forma transversal. Colocar un doble suele llamarse doblarse. Si un jugador no puede colocar ninguna ficha en su turno tendrá que pasar el turno al siguiente jugador.

Es frecuente en el juego que alguno de los jugadores tire, por ejemplo, el último de los seis quedando únicamente por tirar el seis doble. En este caso se dice que ha matado el seis doble. El jugador que lo tenga no podrá ya ganar la ronda (a no ser que la gane su compañero).

Final del juego

La mano continúa hasta que se da alguna de dos situaciones: uno de los jugadores se queda sin fichas por colocar en la mesa y en este caso el jugador se dice que dominó la partida.  O en caso de cierre, es decir, cuando a pesar de quedar fichas en juego ninguna pueda colocarse, ganará el jugador o pareja cuyas fichas sumen menos puntos. En caso de empate ganará la pareja a la que perteneciese el jugador que es mano.

Consejos para jugar mejor

Manuel Oquendo, de la Federación de Dominó de Estados Unidos, dice que es necesario dominar las cuatro lagunas del dominó para jugar mejor.

Cuando se cumpla esta tarea, será más fácil adivinar el juego del compañero o del rival. Estas son sus recomendaciones:
1. Forma un palo fuerte. Juega siempre el número del que más fichas tengas. Esto establecerá un palo fuerte desde temprano en el juego.
2. Saca la doble. Juega las fichas dobles que tengas a la primera oportunidad que se presente, a menos que vayas a desarrollar un palo fuerte, que es prioritario.
3. Aprende a desconfiar. No confíes en un número jugado por tu compañero si es que su pensada fue prolongada. Pensar demasiado no es buena señal.
4. Saca la que mata. Si tienes una sola ficha del número que vas a matar, juégala rápido para no engañar a tu compañero con un pensamiento en falso.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *