Home Editoriales El ego y el yo…nuestros eternos rivales
0

El ego y el yo…nuestros eternos rivales

0
0
Carlos Rojas
Carlos Rojas

El mundo tiene consigo la paz que busca y uno se convierte en buscador, sin saber buscar. Decía mi tío Teófilo, que no hay borracho que coma lumbre, o sea que todo mundo sabe o sabemos lo que queremos, pero queremos que no los den peladito y a la  boca ¿verdad?

Usted de cuales es: ¿De los que luchan felicidades? si no lo es, entonces pongámonos las pilas…porque hay que

luchar por lo que se quiere.
No dudemos, ni tengamos miedo (decía el gran Shakespeare) que la duda es el mas grande traidor, por eso llenémonos de amor, porque el amor es el vinculo del universo y, cuando hay amor, el miedo se ausenta. El ego y El yo son grandes enemigos, ¡Luchemos contra ellos! Ejemplo, hay quien dice: ‘Yo soy el mejor’, ‘soy el uy uy uy’, ‘soy el ay nanita’, ‘soy el mas guapo’. También hay quien dice: ‘Yo tengo esto’, ‘me las como vivas’, ‘inventé el agua tibia’, ‘no tengo rival’, ‘invente el hilo negro’, ‘yodavia no nace el que a mi me pueda ganar…..en fin, el Yo, Yo y el ego nos llevarán a no tener amigos y, lo que es peor, a no tener la forma de encontrar la paz interior que nos alumbrará cualquier camino que tomemos, cualquier aventura o negocio que decidamos hacer.

No dudemos, no tengamos miedo…dejemos el engaño y digamos la verdad. Como dijera JESUS: “La verdad os hará libres”.

Permíteme decirte esto, no te ofendas, pero ojalá sepas quien eres ya que si lo sabes nunca sentirás miedo. Ademas, si supieras quien camina a tu lado por el sendero que has escogido, el miedo sería un imposible.

¿Sabes que?  Ten fe  y tendrás todo, porque la fe abre lo imposible, eso ya lo sabes, solo falta que lo practiques y tus sueños cristalizarán. La fe es lo más grande, es un conocimiento y una capacidad interior de ver a DIOS en todas las cosas, incluido en ti mismo.

Cuando veas que los obstáculos son impedimentos, recuerda que la vida pone pruebas, entonces invéntate una  frase para darle valor potencial al obstáculo. La frase podría ser: este obstáculo apareció en mi vida para enseñarme algo, si así lo haces aprenderás otra lección. Versa tu  fe otra vez de forma positiva, bendecirás este hecho en lugar de maldecirlo y tendrás siempre presente que los caminos de DIOS son a veces misteriosos… o como dijera mi tío Teófilo: No hay mal que por bien no venga…

tags:

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *