Home Editoriales El éxito y la felicidad
El éxito y la felicidad
0

El éxito y la felicidad

0
0
Tab Machado
Tab Machado

El éxito, ese que la Real Academia Española define como “el resultado feliz de un negocio, actuación, logro, etc.”, tiene tantas caras y formas como personas existen en el mundo, ya que cada quien define el éxito personal según lo que acumula para ser feliz.

Seguramente si corres tras el éxito que ha popularizado la sociedad moderna, el de simplemente acumular bienes materiales y poder, tal vez pases una vida pensando que aun te falta el centavo para el dólar o un poco mas de dinero o poder para llegar a ser realmente exitoso. La felicidad por el logro alcanzado en este caso estará siempre un escalón más arriba de dónde has llegado y vivirás insatisfecho tratando de alcanzar algo que se mueve siempre un paso adelante tuyo.

En cambio, si para ti el éxito es hacer lo que te gusta, lo que has soñado desde niño,  lo que siempre te ha cautivado, sentirás que cumpliendo esa función tienes éxito y será un placer disfrutar el camino elegido sin una meta que te obsesione y martirice…

La historia nos cuenta que Albert Einstein conocía profundamente este tipo de éxito y trató de transmitírselo a sus hijos en más de una ocasión. Después de varios años de esfuerzo, el científico concluyó el trabajo de toda su vida: la teoría de la relatividad y fue entonces que decidió compartir uno de sus secretos más celosamente guardados con su hijo mayor, Hans Albert.

Corría el año 1915 y Einstein vivía en Berlín, mientras que su primera esposa y sus dos hijos, Hans Albert y Eduard, vivían en Zúrich, alejados de los episodios más crueles de la Primera Guerra Mundial. Animado por el desarrollo de sus conocimientos y por la concreción de su trabajo en una revolucionaria teoría que cambiaría la percepción del mundo científico, Einstein escribió una memorable carta a su hijo mayor, Hans Albert, en la que compartió su visión del éxito.

En la misiva el científico le decía a su hijo: “Puedes aprender muchas cosas buenas y bellas de mí, algo que nadie más puede ofrecerte tan fácilmente. Lo que he logrado con muchísimo trabajo no sólo está allí para unos extraños, sino sobre todo para mis propios hijos. Estos días he completado una de las obras más bellas de mi vida. Cuando seas mayor, ya te contaré”, escribió. Para luego agregar que, “estoy muy contento de que encuentres alegría en el piano (…). Toca principalmente las cosas que te gusten, incluso si el maestro no te las da como tarea. Esa es la manera de aprender más: cuando estás haciendo algo con tanto gusto que no te das cuenta del paso del tiempo. A veces yo estoy tan envuelto en mi trabajo que me olvido hasta de mi almuerzo”, confesó el genio de la ciencia.

Einstein le inculcaba a su hijo en la carta que disfrutar de manera apasionada lo que uno realiza (así sea trabajo arduo) hará que la carga siempre sea ligera y el éxito esté asegurado, simplemente porque estar haciendo lo que nos gusta es un placer reservado para pocos. Por eso, para alcanzar el éxito, ese que te hará verdaderamente feliz, no tienes necesidad de acopiar bienes, de correr tras el próximo escalón, de tener miedo de perder lo que has acumulado, basta simplemente con disfrutar lo que haces y el éxito dejará entonces de ser una meta inalcanzable e ilusoria para transformarse en tu camino… De ti depende…

 

 

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *