Home Entretenimiento El exorcismo de Roland Doe
El exorcismo de Roland Doe

El exorcismo de Roland Doe

0
0

El exorcismo de Roland Doe gira en torno a la supuesta posesión demoníaca y exorcismo de un niño ocurridos a finales de la década de 1940. Roland Doe (nacido alrededor de 1936) es el seudónimo del niño exorcizado. Más tarde dicho seudónimo sería cambiado por el autor Thomas B. Allen a “Robbie Mannheim”.

Los sucesos reportados en los medios de aquella época y las afirmaciones posteriores sobre hechos sobrenaturales inspiraron la novela El Exorcista de William Peter Blatty y su adaptación cinematográfica de 1973. Poseído, el histórico relato de Thomas B. Allen de 1993, su segunda edición de 1999 y una segunda película con el mismo nombre en el año 2000, también se basaron en el libro de Allen.

Roland nació el 1 de junio de 1935 en el seno de una familia de origen alemán. Durante la década de los 40 la familia vivía en Cottage City, Maryland. Según Allen, Roland era hijo único y sólo jugaba con los adultos de su casa, principalmente con su tía Harriet, quien lo trataba más como a un amigo que como sobrino. Esta mujer, una espiritista, lo introdujo en el juego de la ouija y el niño se interesó. Cuando él tenía 13 años su tía muere en St. Louis y varios relatos presumen que Roland trató de contactarla a través de la ouija. Los intentos por efectuar este tipo de contactos, según enseña la doctrina anglicana, incrementarían su vulnerabilidad a la posesión.

De acuerdo al libro de Allen, la actividad paranormal comenzó poco después de la muerte de la tía Harriet. Se trataba de sonidos de pasos, crujidos de pies y otros ruidos extraños, muebles que se movían solos, olor a excremento en toda la casa, luces que se encendían y apagaban por sí solas y objetos ordinarios que se suspendían o levitaban. Una imagen de Jesús se sacudía en la pared como si estuviera siendo golpeada por detrás y, en una ocasión, un recipiente con agua bendita que estaba cerca suyo se estrelló contra el piso. Fueron nueve sacerdotes junto a treinta y nueve testigos los que firmaron los escritos eclesiásticos finales que documentaron la experiencia de Roland.

Además, cuarenta y ocho compañeros de clase atestiguaron sobre acontecimiento escalofriantes sucedidos en torno al joven mientras se encontraban en la escuela, entre ellos, la ocasión en que su escritorio empezó a moverse hacia el pasillo chocando contra otros objetos.

La familia busca ayuda

La asustada familia acudió a su pastor luterano, el Reverendo Luther Miles Schulze. El niño fue examinado por médicos y psiquiatras que no pudieron ofrecer ninguna explicación a los perturbadores hechos que estaban teniendo lugar. Schulze acordó con Roland pasar la noche del 17 de febrero en su casa, con el fin de observarlo.

El muchacho dormía en una cama grande cerca del ministro, quien alegó haber sido testigo de sucesos extraños durante toda la noche. Reportó que en la oscuridad oyó vibraciones de la cama y rasguños en la pared. Un sillón en el que el niño se había sentado se inclinaba y terminó por caerse, una pila de mantas sobre las que el niño yacía se elevaba y movía alrededor de la habitación, golpeando a la gente en la cara. El Reverendo concluyó que había algo maligno en torno a Roland y decidió que un exorcismo debía practicarse.

De acuerdo con la historia, al niño se le practicó, en primera instancia, un exorcismo bajo el auspicio de la Iglesia Episcopal y luego se remitieron a Edward Hughes, sacerdote católico, quien después de examinarlo en la Iglesia de St. James lo trasladó para exorcizarlo al Hospital de la Universidad de Georgetown.

Una vez iniciado, el ritual debió ser suspendido ya que Roland provocó al pastor una herida que requirió sutura. En consecuencia, el niño regresó al hogar con su familia. Luego, a partir de la aparición de extrañas ronchas en su cuerpo, como la inscripción con sangre de “St. Louis” en su pecho (lugar donde la tía Harriet había muerto), sus familiares desesperaron y regresaron a St. Louis. Allí, el Rev.Raymond J, Bishop y el Rev. William S. Bowdern, visitaron a Roland y notaron su aversión por todo lo sagrado. Fr. Bowdern solicitó el permiso del arzobispo para expulsar la plaga de demonios que poseían al muchacho. La autorización fue concedida con la exigencia de que Bowdern estuviera a cargo, que no revelara el lugar y que llevara una crónica detallada de los hechos.

Se realizaron 30 exorcismos durante varias semanas

Antes de comenzar con el ritual, Fr. Walter Halloran fue convocado por la sección psiquiátrica del hospital para asistir a Bowdern. El Rev. William Van Roo, un tercer sacerdote jesuita también acudió en ayuda de los demás. Halloran afirmó que durante el episodio palabras como “mal” e “infierno” junto a otras marcas aparecieron en el cuerpo del joven, quien además rompió su nariz durante el proceso. Se realizaron treinta exorcismos durante varias semanas y, finalmente, cuando el último ritual estuvo terminado, todos fueron testigos de una especie de ruido muy intenso (como el de una escopeta o un trueno) que abandonó el hospital.

Luego de los rituales, la familia jamás volvió a tener problemas y regresó a su hogar. El chico se convirtió en un hombre exitoso, felizmente casado, con hijos y nietos.

Halloran ha señalado que tanto él como los padres Bowdern y Bishop siempre han creído que este fue un caso de posesión real.

Durante décadas se han propuesto explicaciones psiquiátricas para explicar la experiencia del chico, incluyendo el trastorno disociativo de la identidad, el síndrome de Tourette, esquizofrenia, abuso sexual, histeria grupal y desorden obsesivo-compulsivo, aunque todas fueron descartadas por insuficientes e inadecuadas para entender el caso.

Terry D. Cooper, psicólogo Ph.D, además de Cindy K. Epperson, becaria del doctorado de la Universidad de Missouri, analizaron el caso y concluyeron que las explicaciones psicológicas normales no pueden dar cuenta de los eventos ocurridos. Juntos escribieron un libro titulado El Mal: Satanás, el Pecado y la Psicología. Los doctores que examinaron a Roland aparentemente no encontraron ninguna evidencia de enfermedad ni muestras de síntoma clásico alguno.

El caso inspiró la novela El Exorcista, escrita por William Peter Blatty en 1972, que a su vez fue adaptada a la clásica película del mismo nombre en 1973. Poseído, una película del año 2000, considerada más fidedigna por estar fundada en el libro de Allen y un documental titulado ‘En las Garras del Mal’, también se basaron en estos hechos. Otra película-documental es la llamada  ‘El Chico Hechizado: El Diario Secreto del Exorcista’ del año 2010, donde un grupo de investigadores viaja al lugar en cuestión y descubre el diario que, según se dice, fue guardado por el Padre Bowdern.

LEAVE YOUR COMMENT

Your email address will not be published. Required fields are marked *