Home Uncategorized El fantasma de la Estación del Tren
0

El fantasma de la Estación del Tren

0
0

Hace mucho tiempo en un pueblito llamado Jaral del Progreso, Guanajuato, el presidente municipal decidió mandar a colocar bancas en un parquecito que se encontraba en la terminal del tren, con la finalidad de dar comodidad a los usuarios de la dicha terminal, ya que en ese entonces se viajaba mucho en tren, como referencia la terminal se encontraba ubicada cerca de un panteón.

Las bancas fueron sujetos de vandalismo durante la noche, aparecían muy maltratadas, rayadas, rotas etc., por lo cual se decidió mandar un vigilante para cuidarlas, y curiosamente los vigilantes se empezaron a enfermar al igual que se negaban a seguir con su encomienda.

Al presidente le pareció muy rara esta situación, mandó a investigar lo que estaba sucediendo, le comentaron una historia descabellada sobre un supuesto fantasma que aparecía y espantaba a los vigilantes, esto le pareció ridículo y decidió mandar a un policía de su confianza. El policía le decían el Chino Herrera, se comenta que era muy barbero con el presidente por lo cual estaban seguros que no se iba a negar participar en esta misión aunque supiera la historia del fantasma.

Pues bien acudió al lugar sin temor y al otro día no se presentó a trabajar, reportándose enfermo, el presidente acudió al hospital para saber lo que había sucedido con el Policía, este  alcanzó a platicarle lo sucedido antes de morir.

Dijo que todo estaba normal y alrededor de las 12:00 de la noche, empezó a correr un vientecito frío junto a una densa neblina, posteriormente escuchó ruidos, que le parecieron el llanto de una mujer, por lo cual se acercó donde provenía el llanto.

A lo lejos, entre la bruma, notó una silueta blanca que parecía de una mujer, por lo cual se acercó para comentarle que era muy tarde para que anduviera rondando por ahí, al acercarse vio que la mujer salía del panteón y que no movía las piernas pero, sin embargo se movía, en ese momento quedó sorprendido y espantado al ver que la mujer vestida de blanco viajaba suspendida a aproximadamente a unos 30cms., del suelo, el rostro no se le veía solo unos ojos de color rojo encendido. La mujer se abalanzo sobre él sin darle tiempo de correr, desmayándose por el impacto.

Esa noche el policía murió y en su lecho de muerte juro que todo era verdad. Ya nadie fue a cuidar las bancas después de lo sucedido y cuentan que a lo lejos en las noches escuchan el llanto de una mujer…

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *