Home Editoriales El guardián de tus sueños
0

El guardián de tus sueños

0
0
Tab Machado

La fe es un fundamento primordial en la vida del ser humano que lo lleva adelante, que lo transporta y mantiene, aun en los momentos de mayores angustias y desvelos. Si la fe decae se tambalean seriamente todos los cimientos donde se afinca y sostiene nuestra existencia, poniendo en serio riesgo nuestro presente y, sobre todo, nuestro futuro.

Cuando hablo de fe, no me refiero exclusivamente a la convicción religiosa, a la creencia en un ser superior que nos sostiene y nos da fuerza para seguir adelante, sino también a la confianza que tenemos en nosotros mismos y en

nuestras propias fuerzas para alcanzar un  logro.

Si creemos, como dijo una vez Miguel de Unamuno, que el modo de dar una vez en el clavo es dar cien veces en la herradura, tenemos que concluir que la fe es fundamental para no decaer y desanimarnos en las noventa y nueve veces restantes. Sobre todo porque fuera de ti existe un mundo inhóspito, donde otros seres humanos y las propias circunstancias, se especializan en mellar el ánimo y apagar tantas veces como se pueda la chispa de la confianza que enciende tu fe, para que te guíes con confianza aun en la más temible de las oscuridades…

Cuenta una historia muy antigua que un hombre se despertó una noche y oyó que alguien andaba por su casa. Como la oscuridad era total se levantó y, para tener luz, intentó sacar chispas del pedernal para encender su mechero. Pero el ladrón causante del ruido se dio cuenta y, aprovechándose de la oscuridad reinante, fue a colocarse justo delante del dueño de casa. Así que, cada vez que una chispa tocaba la mecha para encender el mechero, el ladrón la apagaba discretamente con el dedo. Y el hombre, creyendo que la mecha estaba mojada dejó de insistir y ya no logró ver al ladrón que le robo todas sus pertenencias.

Esta historia es para que entiendas que si hoy te sientes desanimado y sin esperanzas, tal vez sea porque haya en este momento algo o alguien que intenta apagar con persistencia esa chispa divina de confianza que te permita encender la luz de tu vida…

Recuerda siempre que fraguar tu fe en el fuego del desaliento y le desesperanza te hace ser persistente y entender que solo confiando plenamente en tus ideales, podrás llegar al objetivo que te has fijado.  Por eso no te dejes ganar por la desidia, debes de ser tenaz, constante y no abandonar jamás tus convicciones, porque la fe es el único guardián de tus sueños y el fundamento principal para alcanzar tus logros.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *