Home Editoriales El increíble corazón de una madre…
El increíble corazón de una madre…
0

El increíble corazón de una madre…

0
0
Carlos Rojas
Carlos Rojas

Cuentan que era un joven perdidamente enamorado sin ser correspondido, la mujer a quien amaba le pedía cosas que él no podía darle para que así hubiera motivo para dejarlo, pero este joven en todo la complacía… Un día esta ingrata y despiadada mujer le dijo: “si me quieres complaceme”… y este contestó: “solo  pídeme y yo te complaceré”…

“Quiero el corazón de tu madre”, dijo la malvada mujer y el joven, sin más, salió corriendo y le trajo el corazón de su madre… Cuando venia en el camino tropezó y el corazón rodó por el piso y de ese corazón salió una voz que preguntaba: “hijo mío ¿te has hecho daño?… Esto nos muestra que el amor de una madre no tiene límites,  es sin interés, es un universo sin fronteras….

¡Oh bienaventurada mujer!  Tu nombre bien merece ser loado en cantares y bien merece que tu fama viva en el mundo y oriente siempre a tus amigos los nobles y los generosos y sobre todo a tus hijos. Es rigurosamente cierto que el hombre se conoce por sus hechos y a la mujer podemos conocerla y valorarla por ser la mano que mece la cuna,  la que gobierna al mundo, la  que  canta a la alegría, la que busca la paz, la que tiene la fórmula para que exista esta humanidad, o mas concretamente dicho… la mujer es el molde de hacer hombres.

Hombre y Mujer son uno parte del otro y por ende  son hermanos y como tal entre ellos debe existir un equilibrio de amor, emoción y justicia, pues eres tu la que tiene el mandato divino, para hacer que ese vergel al que llamamos niños crezcan  bien dirigidos y lleguen a ser hombres de bien.

Madre  gracias por tanto que nos has dado, la paz reina siempre en torno tuyo. Tú eres todo lo bueno… Mamá  gracias, los ojos tuyos son el rayo que ilumina la tierra, cuando navegas en tu barca celeste, la paz se extiende por los vastos cielos…es por eso que los genios te saludan con sus  grandes obras y cantan tu gloria… porque tu has estado, estás y estarás siempre. Los brazos de una madre siempre se abren, cuando sus hijos necesitan un abrazo, ella comprende cuando sus hijos necesitan un amigo y sus ojos sensibles se endurecen cuando necesitamos una lección.

La armonía de la vida se concentró en el vientre de una madre, para dar forma a ese niño, que se hizo joven, que se hizo hombre y que se hizo padre.

Mamá has dejado una huella notable en la historia que nos deja ver y reconocer que  ha luchado siempre por construir y que de repente el hombre ha sentido temor a ser superado por la mujer. Bien dice  James Stephens: “Las mujeres son mas eruditas que los hombres: Saben menos pero entienden mas, se han manifestado en diferentes terrenos, heroínas, esclavas, vírgenes, reinas, musas, diosas y mas mucho mas”…

La mujer lo puede todo… el hijo debe rendir todo su orgullo masculino para adorar a su madre y el hombre para adorar a su esposa…así que no nos engañemos, Dios no puede ser burlado, todo lo que el hombre siembre eso cosechará. Aquí, allá, mas allá o mas acá,  por doquier hay lucha, hay amor, hay sacrificio, hay desvelos…eso quiere decir que las madres están en todas partes. Benditas sean, existe un sin fin de razones para que a esa mujer o a esa madre la tuviésemos en un altar….tenemos  una gran deuda con ella. La madre es el mismo amor y el amor es la suprema expresión de la sabiduría…

Que todos los días…sean día de las madres…madrecitas gracias por la vida.

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *