Home Entretenimiento Misterios mitos y leyendas El misterioso Día oscuro de Nueva Inglaterra
El misterioso Día oscuro de Nueva Inglaterra

El misterioso Día oscuro de Nueva Inglaterra

0
0

El Día oscuro de Nueva Inglaterra se refiere a un evento que sucedió el 19 de mayo de 1780, en el que se observó un inusual oscurecimiento del cielo a pleno mediodía en la región de Nueva Inglaterra. Mucha gente pensó que el día del juicio final había llegado y el miedo se apoderó de toda la población.

Alrededor del mediodía del 19 de mayo de 1780, cayó tal oscuridad sobre la zona que las aves cantaron sus canciones nocturnas, los animales de granja regresaron a sus cuadras y graneros y los seres humanos se desconcertaron.

Algunos fueron a la iglesia, muchos buscaron consuelo en la taberna y unos pocos más, cerca del borde de la zona de oscuridad, comentaron la extraña belleza de aquel fenómeno. Una persona que fue testigo señaló que la plata limpia tenía el color del latón.

Estaba más oscuro en el noreste de Massachusetts, en el sur de New Hampshire, el suroeste de Maine y tan lejos como Nueva York, pero estaba completamente oscuro a través de la mayor parte de Nueva Inglaterra.

En la zona más oscura, la gente tuvo que comer a la luz de las velas en pleno mediodía. Un residente de Massachusetts señaló que “en algunos lugares la oscuridad era tan grande que las personas no podían ver para leer impresiones comunes al aire libre”. En New Hampshire, escribió una persona, “Una hoja de papel blanco, colocada a pocos centímetros de los ojos era igualmente invisible como el terciopelo negro”.

En Hartford, el coronel Abraham Davenport se opuso a levantar la legislatura de Connecticut, diciendo: “El día del juicio está bien cerca o no lo es. Si no es así, no hay causa para aplazar la vista, si es así, yo escojo que me encuentre haciendo mi deber”.

El día fue descripto como “único en su especie”, “inexplicable obscurecimiento” y “de extensión notable” por intelectuales y testigos.

Una descripción de la época dijo que: “Por la mañana salió el sol radiante, pero rápidamente se escondió. Aparecieron nubes negras y hubo truenos y relámpagos. Alrededor de las nueve de la mañana el cielo adoptó un tono cobrizo. Pocos minutos más tarde una nube negra y espesa cubrió todo el cielo excepto un estrecho borde en el horizonte y se puso tan oscuro como a las nueve de la noche en verano. Las aves volvían al corral y el ganado dormía mientras ranas y murciélagos salían para aprovechar la ‘noche’. Después de las once de la mañana la oscuridad se volvió extremadamente densa. Al terminar la tarde el cielo quedó parcialmente despejado y apareció el sol oscurecido por una neblina densa y negra. Al caer la noche la oscuridad no fue menos terrorífica. Aunque había luna casi llena, los objetos no se distinguían sin la ayuda de luz artificial. Después de la medianoche la oscuridad se desvaneció y la luna apareció con apariencia de sangre”.

Algunas personas no podían dormir presas de la preocupación y esperaron durante toda la madrugada para ver si el sol salía de nuevo. Ellos presenciaron el regreso de la mañana del 20 de Mayo. Muchos celebraron el aniversario un año más tarde como un día de ayuno y oración.

El profesor Samuel Williams de Harvard reunió informes a lo largo de las zonas afectadas para buscar una explicación al respecto. Una ciudad más al norte había informado de “una escoria negra como cenizas” en el agua de lluvia recogida en tinas. Un observador de Boston señaló el aire olía como una “casa de malta u horno de carbón”. Williams señaló que la lluvia cayó en Cambridge “espesa y oscura y con hollín” y sabía y olía como el “negro de ceniza de las hojas quemadas”.

Una posible respuesta a lo ocurrido parece haber llegado en el año 2007, cuando en la International Journal of Wildland Fire, Erin R. McMurry del departamento forestal de la Universidad de Missouri y co-autores combinaron relatos escritos con evidencias y cicatrices de fuego en el Algonquin Provincial Park, al este de Ontario, para documentar un gran incendio forestal en la primavera de 1780 como la “probable fuente del infame Día Oscuro de 1780”.

Sin embargo, para otros expertos, no se puede afirmar que un siniestro como este sea la causa real del ‘Día Oscuro’. Incluso se dio a conocer el relato bíblico donde se cita un evento muy similar a lo que ocurrió el 19 de mayo de 1780. Aproximadamente 2500 años antes, el profeta Joel escribió: “El sol se convertirá en tinieblas y la luna en sangre antes de que llegue el día del Señor, día grande y terrible”.

Algunos creen en la explicación científica otros en la religiosa y, para muchos, es muy difícil concluir cuál es la correcta, así que por ahora el Día Oscuro en Nueva Inglaterra sigue siendo un gran misterio…

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *