Home Deportes El mundo del futbol dijo adiós a un grande: Sócrates
0

El mundo del futbol dijo adiós a un grande: Sócrates

0
0
Socrates
Socrates

El futbol mundial acaba de perder hace pocos días atrás un mítico, carismático e inolvidable jugador: Sócrates, un señor dentro y fuera de las canchas.

Dentro y fuera de la cancha, el ex astro brasileño de fútbol Sócrates se destacó sobre el resto. Su elegante estilo de juego y su profunda participación política le hicieron una figura única en el fútbol de Brasil, en su tiempo e incluso hasta estos días.

Era mayormente conocido como capitán de la selección Brasileña de la Copa del Mundo de 1982, considerada por muchos como el mejor equipo que no haya ganado el certamen. Pero también era conocido por su afición a la bebida, que él reconoció públicamente y que le causó los problemas de salud que eventualmente llevaron a su fallecimiento. Sócrates falleció de un shock séptico debido a una infección intestinal, tenía 57 años y había sido hospitalizado de urgencia por tercera vez en cuatro meses y estaba respirando con ayuda de un pulmón artificial.

Sócrates fue hospitalizado dos veces y colocado en cuidados intensivos en los últimos meses, la última de ellas en septiembre. En ambas ocasiones había sufrido una hemorragia causada por hipertensión en la vena que transporta sangre del sistema digestivo al hígado.

Sócrates reconoció que bebía mucho, incluso durante sus mejores años como jugador en la década de 1980, pero agregó que había dejado de hacerlo a principios de año tras una estancia en el hospital.

Sócrates definitivamente fue único. Se convirtió en médico después de retirarse del fútbol y posteriormente fue un popular comentarista de televisión y columnista, siempre con opiniones singulares y polémicas.

Sócrates Brasileiro Sampaio de Souza Vieira de Olivera brilló en el Corinthians, pero también jugó para el Flamengo, el Santos y para la Fiorentina en Italia. Nació en Belém, Brasil, en 1954, y era hermano mayor del también ex futbolista Raí.
Fue uno de los mejores mediocampistas de la historia del fútbol, jugó y fue capitán de la selección de Brasil en las Copas mundiales de España 1982 y México 1986. Empezó a jugar fútbol a nivel profesional en 1974 en Riberão Preto del Estado de São Paulo , pero la mayor parte de su carrera (entre 1978 y 1984) estuvo en el Corinthians de São Paulo, donde se volvió famoso por utilizar el fútbol para el cambio de la dictadura militar y en 1983 fue nombrado como mejor jugador de Sudamérica.
Sócrates también jugó para los clubes Fiorentina (de Italia) y Flamengo y Santos (de Brasil) hacia el final de su carrera. En 2004, más de una década después de retirarse, Sócrates fue contratado por un mes como entrenador del Garforth Town Football Club de los Northern Counties East Football League en Inglaterra. Cabe mencionar que en 1996 dirigió también en Ecuador a Liga deportiva Universitaria de Quito. Según cuenta William Dalrymple en su libro “Desde el Monte Santo” los padres (familia Ghattas) de Sócrates y Raí, dejaron la ciudad de Birim (Israel) y esos dos hijos acabaron en Brasil. La familia eran cristianos maronitas y fueron evacuados de su ciudad Baram en 1948. Pelé lo mencionó en su lista de los 125 mejores jugadores vivos en marzo de 2004.
En una columna que escribía para una agencia de noticias internacional Sócrates se preguntaba: “¿Por qué causas más conmovedoras como los niños en la calle, los tsunamis, la miseria extrema en el corazón de Africa y en algunas otras esquinas, el genocidio y muchas otras, no mueven tanto (a la gente) como el fútbol?”

“Muchas veces”, concluía esa nota, “pienso si podremos algún día dirigir este entusiasmo que gastamos en el fútbol hacia algo positivo para la humanidad, pues a fin de cuentas el fútbol y la tierra tienen algo en común: ambos son una bola. Y atrás de una bola vemos niños y adultos, altos y bajos, flacos o gordos con la misma filosofía: todos a fantasear sobre su propia vida”.

Sócrates falleció el 4 de diciembre de 2011 a las 4.30 de Brasil como él mismo pidió en un reportaje que le hicieron en 1983: «Quero morrer em um Domingo e com o Corinthians Campeão» y fue así. Murió un día domingo y esa misma tarde el Corinthians, el club que tanto amó, se consagró campeón por 5ª vez.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *