Home Editoriales Tab Machado El ‘no’ ya está ganado y el ‘sí’ para conquistar…
0

El ‘no’ ya está ganado y el ‘sí’ para conquistar…

0
0

La actitud con que tomamos los desafíos hace la diferencia al final del camino. Si nos dejamos vencer al primer escollo es seguro que fracasaremos en cambio, si convertimos las dificultades en puntos de apoyo para superarnos, seguramente alcanzaremos el éxito.

Hace mucho tiempo un amigo que era distribuidor de galletitas me comentó que tenía una táctica infalible para vender: pasaba por un negocio (cualquiera fuera) y entraba a ofrecer su producto. No importaba que le dijeran que no total, como el mismo repetía, “el no ya está ganado y el sí para ganar”… Y agregaba: “si pasas por un negocio y no entras, porque sabes que te van a decir que no les interesa tu producto, pierdes una oportunidad. Hay que entrar y ofrecer, si te dicen ‘no’ eso era lo que ya tenías entonces nada perdiste pero, si te dicen ‘sí’, conquistaste un cliente”. Y así logró cantidad de ventas que para el común de los vendedores estaba perdida de antemano. Aprovecho este recuerdo para hacerle un homenaje a Peter Zuber que me enseñó hace muchísimos años esa prédica: Nunca des nada por perdido antes de intentarlo…

Otra persona que me enseñó una frase que ha pasado a ser de cabecera fue Juan Demichelis. Él me decía siempre: “ni más atrás que los bobos (porque si no los demás te pasan a considerar poca cosa) ni más adelante que los vivos (porque estos te van a querer sacar del medio), hay que ir en el pelotón y esperar una oportunidad” (Pelotón es un término ciclístico que se refiere al grupo más grande de corredores que disputan una competencia).

Alguna vez me referiré exclusivamente a ese pensamiento pero, volviendo al tema de nunca dar nada por perdido antes de intentarlo, comparto una historia aleccionante de dos vendedores de zapatos a quienes sus respectivas empresas enviaron a África para vender sus productos. Tan pronto como desembarcaron, el primer vendedor vio que todo el mundo iba descalzo y mandó un telegrama a su jefe: “Vuelvo en el primer barco. Aquí nadie utiliza zapatos”. Mientras tanto el segundo vendedor que obviamente también se encontró con la misma situación y sólo se veía gente descalza por las calles, envió de inmediato el siguiente telegrama a su empresa: “Me quedo aquí. Perspectivas fabulosas. No tenemos competencia”…

La llave del camino al éxito es poder transformar los problemas en soluciones. Lástima que muchas personas no lo ven así y simplemente abandonan la lucha cuando se enfrentan al primer obstáculo, echándole la culpa a su mala fortuna o a su mala estrella… Muchas veces nos dejamos vencer frente a los problemas y adversidades de la vida, sin darnos una oportunidad de encontrar soluciones a lo que nos afecta y de ir creciendo a pesar de los fracasos.

Por eso los invito a “empujar”, sin importar qué tantos pensamientos de duda tengamos y que tan fuertes sean nuestros fracasos temporales ya que, superándolos, seremos más fuertes cada día.  No juzgues a la vida por sus situaciones difíciles, persevera a través de las dificultades y las malas rachas, ya que mejores tiempos seguramente vienen por delante. Claro que para eso debes de luchar sin desmayos para transformar los ‘no’ que ya están ganados en ‘si’ provechosos y estimulantes… De ti y solo de ti depende vivir una vida mejor.

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *